«

»

Abr 04

El cibertiempo: en medio de pantallas líquidas

“El cibertiempo” es un término que traigo a interpretación del presente contenido, concepto de ficción dado al tiempo superávit que aplicamos a las tecnologías de la información y comunicación (TIC).

Generalmente, las personas que invierten dinero en este tipo de dispositivos buscan hacer su día a día menos ajetreado, más confortable, sociable y rápido, útil o provechoso, con el propósito de ser más productivos. Pero, ¿qué pasa cuando, por el contrario, nos sentimos estresados y faltos de espacio para nuestros quehaceres, debido a los mismos dispositivos que fueron diseñados para optimizar nuestro tiempo?

¿Tienes el espacio (lugar) y no el tiempo para atender notificaciones?, o viceversa, ¿tienes el tiempo, pero no el momento adecuado para realizar o responder el móvil?

Smart

Si te sucede lo anterior, eres de las personas del tiempo presente, que quieren estar en todo, y para ello activan notificaciones en las redes sociales y aplicaciones móviles, acomodan alarmas o programa encendidos para acordar determinadas funciones diarias. Pensar en el celular para ir al baño, movilizarse, trabajar, estudiar, comer, dormir, estar alerta a las notificaciones… Estos sucesos hacen que nuestro cerebro, constantemente se encuentre en distracción, y por ende, nuestro rendimiento y productividad para determinada labor, en algunas ocasiones disminuya y el tiempo sea exiguo (insuficiente, escaso).

¿Piensas que al tener dispositivos smart, obtendrás un aprovechamiento de tiempo en cualquier lugar? Cada individuo tiene su respuesta de acuerdo a su filosofía y modo de resolverse ante las situaciones personales y laborales.

 

 La importancia de “stop”

Si por el trajín diario no alcanzas a realizar lo que debes hacer en el tiempo auto-concertado que disponías, lo recomendable es parar. Sí, así es, el método de detenerse, pensar y proceder con estrategia.

Piensa y calcula cuánto tiempo gastas revisando y contestando correos electrónicos, notificaciones, chat, llamadas, además de realizar actualizaciones en redes sociales, redactando mensajes inteligibles, y a ello se suma el tiempo de carga y descarga de imágenes y videos.

En este rango, exceptúo a los usuarios que por razones propias, prefieren sentirse ocupadas todo el día a nivel de estrés, como aquellos que por oficio, se desempeñan en el uso de redes sociales, herramientas digitales y aplicaciones instantáneas.

¿Ya tienes el cálculo del tiempo invertido con tus dispositivos? Ahora trata de cronometrar por períodos el tiempo empleado en un día habitual en el que atiendes tu ‘aparatejo’ smart.

El resultado te sorprenderá. Una cosa era lo que creías y otra la práctica. El tiempo dado es directamente proporcional en mención a las variables afectadas que aquejan, como lo son las relaciones personales, rendimiento en algún trabajo o labor, y sobre todo, en la concentración que nos permite ser eficaces en aspectos de producción.

La cualidad de la razón no la alcanzamos por falta o no de tiempo, dicha distancia la perdemos por falta de administrar el espacio apropiado para las acciones adecuadas.

Ejemplo: cuando interrumpimos el microondas faltando pocos segundos porque vemos que el aparato es inmediato, pero aun así, se demora. Allí atentamos a nuestra propia programación, principalmente por factor psicológico y no físico, como lo es la agitación neuronal del estado de ansiedad. Perdemos la razón al permitir el estrés, por no tolerar esperar de tres a diez segundos. Desde luego es exagerado mencionar “perder la razón”, pero con algo se empieza.

La capacidad de focalización de nuestros sentidos depende de nuestra resistencia a la fatiga. Tiempo hay para todo, pensar de otra manera, es previsible encontrarse afectado neurológicamente.

El cibertiempo es relativo al alcance razonable del ente, es decir, cada quién mide su disponibilidad e importancia para priorizar los sucesos oportunos.

Aplicaciones para administrar el tiempo

Modo de Avión. Ajustes como la activación del “Modo de Avión” impide simultáneamente las conexiones de red celular, Wi-Fi, Radial, Bluetooth y el intercambio vía NFC (comunicación de campo cercano) en el dispositivo, ayudando a la acción y efecto de concentrar su potencial en la labor deseada.

Puedes empezar este método asignando períodos con sus dispositivos, de una hora en modo de avión, mientras desarrollas actividades de gran interés productivo, laborales o personales. El comienzo no es nada fácil, pues el mal enseñado, estresado y fatigado cerebro, estará interesado en buscar actividades de costumbre dentro del artilugio… y hará artimañas para lograrlo, como la de suponer eventos súper importantes, de seguridad o de alto riesgo que tienes que saber.

Warren Buffett. El actual inversionista y empresario estadounidense. Su estrategia para aprovechar eficazmente el tiempo, es crear una lista de quehaceres para ejecutarlas en el transcurso del día, en el orden dado.

Matriz Eisenhower.“Las decisiones más urgentes rara vez son las más importantes”, Dwight D. Eisenhower (34th president). Es un interesante y controvertido diagrama de dos ejes “Urgencia e importancia”, dividido en cuatro módulos del cual, cuenta la leyenda, fue dibujada en una servilleta, por el ex-presidente norteamericano.

Trata de segregar los asuntos pendientes en urgencia e Importancia:

1) Si son urgentes e importante… -Acción: hazlo ya.

2) Si son importantes pero no urgentes… -Acción: agenda.

3) ¿En qué tiempo me ocuparé de las cosas importantes, antes de que sean urgentes? En este punto, recomienda la matriz, “si puedes, delega”.

4) Si los asuntos pendientes no son importantes ni urgentes, entonces descártarlos.

 

 

No olvide, comentar para complementar.
Saludos.

 

Luis Eduardo Hernández Z
Profesional en diseño digital y artístico
Bloguero invitado Colombia Digital
Blog Complemento Digital

 

*Imagen tomada de Getty Images

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*