«

»

Sep 01

Algunos pensamientos antes de dar el tijerazo

Antes de cambiar de look, analiza cómo te gustaría verte y que te vieran, para ello, primero analiza tu estado actual. ¿Cómo te sientes con tu look actual? ¿Hay algo que te encanta de cómo te ves hoy? Si tu respuesta es sí, trata de conservar ese ‘algo’ que te encanta. Por ejemplo, tener flecos, el color, la luces.

fuente: www.captainandclark.com

fuente: www.captainandclark.com

¿Cómo es tu estilo de vida? ¿Con cuánto tiempo dispones en las mañanas para arreglarte? El peinado después de la peluquería siempre es DIVINO, el problema es mantenerlo en la casa de la misma forma, cuando se cuentan con escasos 10 minutos para lucir como recién salida del salón. Por ello es importante en consciente del tiempo que le puedes dedicar diariamente a la rutina del peinado, pues es un factor crucial a la hora de decidir un nuevo look.

Antes de la hora del juicio final….las tijeras. Pregúntale a tu estilista, diferentes formas de peinado con el corte que te sugiere, para asegurarte que tienes por lo menos 3 peinados diferentes y fáciles de hacer. No vas a querer lucir como una foto….siempre con el mismo peinado. Recuerda lo importante que es darle una variación a tu apariencia a través de la semana, en donde puedes cambiar de peinado según tu ropa, el clima y estado de ánimo.

Y por último algunos tips importantes:

1. Cambia tu corte regularmente, no querrás parecer la misma desde la foto del anuario del colegio. Los estilistas recomiendan mantenimiento del corte cada 3 meses, y los consultores de imagen recomendamos el cambio en el look cada 1 o 2 años, y para las personas de estilo tradicionales cada 2 o 3 años. Tiempo suficiente para que experimentes, llegues a la zona de confort en donde sabes cómo manejarlo, pero también tiempo suficiente para un cambio. Así sea pequeño; cambio del color de las luces, de la base, cambio de lado del peinado, cambio del tipo de puntas o desgaste.

2. El uso de tratamientos es vital para mantener el pelo en las mejores condiciones y seguir luciendo el peinado como recién salida del salón. No hay peor cosa que un peinado divino con un pelo, estático, muerto y con maltrato visible.

3. Si te vas a exponer al sol o haces uso del secador y la plancha frecuentemente, recuerda usar algún spray que sea protector de calor, con esto evitaras quemar las puntas.

Recuerda, el pelo es uno de los mayores activos de nuestra apariencia, trátalo con el mismo cuidado como lo haces con la piel.

 

Mena González
Consultora de Imagen y Marca Personal
Facebook: Pro Personal Brand

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*