Reforma tributaria… ¿Reactiva la economía?

Algunas ciudades latinoamericanas tienen factores en común tan estrechos, que se puede generar la apreciación de que toda la región es una sola nación. Entre estas notorias similitudes podemos identificar las grandes tasas de informalidad en la economía, aumentos de los precios de las canastas familiares, la falta de planificación en la urbanización, la mala percepción que tiene la población sobre su seguridad, lo que está aunado fuertemente a las pésimas posiciones en cuanto a transparencia, prevaleciendo la corrupción, la congestión vehicular, las elevadas tasas de desempleo, y los complejos sistemas a nivel general. Todos estos elementos que ya existían se hicieron notorios con el actual contexto de la pandemia, que de una u otra manera ha afectado en mayor proporción a las personas que ya eran vulnerables, acentuando sus apremiantes necesidades.

Por consiguiente, los esfuerzos públicos están (o deberían estar) dirigidos a intentar reactivar la economía y reivindicar el contexto tan apremiante (Sin afectar las cuestiones de salubridad, claro está) … Pero ¿lo están logrando? Alivios tributarios, inversiones privadas, asesorías empresariales, cooperaciones internacionales, programas sociales y usos eficientes de los recursos son las acciones, a las que dedican esfuerzos algunos territorios y ya han generado resultados positivos, por lo que pueden ser el camino para lograr el objetivo de recuperar algo de lo perdido recientemente en el país.

Es a partir de esto, que uno de los puntos indiscutibles, sería el tener alivios fiscales, pero mientras esta es una estrategia eficaz, real e innegable, en Colombia se adelanta una reforma tributaria que si bien genera algunos beneficios a empresas (Que ya tienen una posición competitiva demarcada, por ejemplo, las farmacéuticas), perjudica a los ya perjudicados (La población más pobre), elevando por una parte el IVA de los productos básicos como el azúcar, la sal, productos cárnicos como embutidos, que hoy en día tienen un gravamen del 5%, y con la reforma pasarían al 19%, aunado a esto, se establecería impuesto a las pensiones, y junto a ello, las personas que tengan una base salarial superior a los $30.000.000 COP declararían renta, el uso de plástico y la contaminación vehicular también está pensada dentro de estos cambios y los impuestos especiales que en algún momento se establecieron como pasajeros, permanecerían constantes…

Entonces, plantearíamos el siguiente interrogante: ¿Es realmente una estrategia positiva para la población?, ¿Generaría bienestar y desarrollo? Todo esto, solo supone un enorme reto en el diseño e implementación de políticas públicas…

Comments

comments

2 comentarios

  1. Reforma o hecatombe tributaria?

    • Oscar J Ortega G el 9 abril, 2021 a las 10:49 pm
    • Responder

    La reforma tributaria es una consecuencia de comprimiso del pais con la inmoral deuda externa. Este item compromisorio, en el presupuesto se nombra servicio de la deuda. Cuando será que el pais entiende este tema como debe ser. El único presidente que entendilo, entre otras razones porque es doctor en economia, fue Rafael Correo. El ha sido el unico que sin miedo emfrento a los acreedores defendiendo a su pueblo. Y por tal accion fue tildado por sus vecinos como gudrrllero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*