«

»

Ago 03

Fragmentos de amor

Lo mejor que me pasó después de ver ‘Fragmentos de Amor‘, la película del director uruguayo Fernando Vallejo, es que me envió directo a mi biblioteca a revisar el libro de Hector Abad Faciolince en el cual se basó.

No lo digo siguiendo el viejo debate sobre ¿Qué fue mejor? ¿Si el texto escrito o la adaptación cinematográfica? Sino en el sentido de complementar las sensaciones que dan estos dos soportes artísticos.

 

MV5BZTc0Y2MxNWItNmFmZi00OWZhLWFhNTgtMThhMjVmZGRhMzA1XkEyXkFqcGdeQXVyMTk2ODc1NDU@._V1_SY1000_CR0,0,658,1000_AL_

 

Aunque tengo la costumbre de leer los libros antes de ver en pantalla grande la película, eso me incomoda, pues la mayoría de las veces salgo ‘refunfuñando’ al comprobar que lo que vi  no era lo que había imaginado.

Por eso asistí a la inauguración del Festival Internacional de Cine de Santander FICS 2016 a ver la película Fragmentos de Amor sin repasar el libro de Abad Faciolince ‘Fragmentos de Amor Furtivo’ que había leído en el 2008, y debo confesar que fue lo mejor: pues no estuve tan sesgado ni predispuesto a comparar.

Lo primero es que no tuve inconveniente con la bella Angélica Blandón interpretando a la desinhibida Susana. Es más, el hecho de que estuviera sentada con nosotros en la Mega Sala del Cacique y saludara al público con su juvenil alegría, hizo que la empatía y la emoción fluyeran. Pero eso son beneficios por asistir a un Festival de cine, otra cosa es la puesta en escena que comienza casi por el final.

 

José Ángel Bichir y Angélica Blandón protagonizan Fragmentos de Amor

José Ángel Bichir y Angélica Blandón protagonizan Fragmentos de Amor

 

Reconozco que al comienzo me enredé un poco tratando de recordar si la ciudad era Medellín o Bogotá, si el encuentro con Rodrigo había sido tan simple y si la trama iba a ser de un enamoramiento con altas dosis de sensualidad y nada más.

Pero en la medida que avanzan las escenas caí en cuenta que si iba a tener algo más, pues nuestra coqueta protagonista es una versión latina de la Sherezada de las Mil y una noches, aquella que cuenta historias para mantenerse viva, sólo que la nuestra lo hace para mantener peligrosamente viva la relación afectiva con Rodrigo, el frustrado compositor dedicado a afinar pianos.

La carga erótica que la protagonista lleva en varias escenas, en mi concepto, fue manejada guardando un delicado equilibrio entre lo artístico y lo emocional. Lo que quiero decir es que aunque hay buena dosis de desnudos la película no cae en lo grotesco o en lo vulgar.

Lo que ustedes descubrirán cuando Fragmentos de amor se estrene en salas de cine el 18 de agosto, es la forma como se desarrolla esta relación entre una mujer liberal y liberada y un hombre con ciertos complejos que lo hacen gozar pero también sufrir.

 

fragmentos-amor

 

Al llegar al apartamento saqué el libro para intentar llenar ciertos vacíos que tenía con la historia, y lo que me encontré fue con varias frases subrayadas que ampliaron el sentido de lo que había visto. Comparto algunas de ellas:

“Adentro todo era tibio y tranquilo, como un útero y se podían contar cuentos; porque abajo la realidad superaba cualquier cuento y lo único que se le ocurría a la gente eran historias de atracos, de robos, de secuestros, de sicarios.”

“Querer saber la verdad es una de las perversiones del amor, dijo un celoso”

“Ella no era hipócrita, no se creía viciosa ni virtuosa, no tenía que rendir homenajes ni al vicio ni a la virtud.”

“No había tampoco otra estrategia más eficaz para conquistar a las mujeres, hablar, mirar, oír y hacer reír. Pero Rodrigo estaba cada vez más mudo con ella, casi nunca la hacía reír, y la que hablaba siempre era ella.”

” Cuando un hombre se acuesta sin estar enamorado su tolerancia por la mujer es nula”

 

Escena Fragmentos de Amor de Fernando Vallejo basada en el libro Fragmentos de amor furtivo de Hector Abad Faciolince

Escena Fragmentos de Amor de Fernando Vallejo basada en el libro                 Fragmentos de amor furtivo de Hector Abad Faciolince

 

De tal manera que ya no siento la necesidad de evaluar qué fue mejor, es una discusión como la de ¿Qué fue primero si el huevo o la gallina? Tanto la película como el libro los veo como complementarios y definitivamente el que sale ganando es quien los disfruta cada uno en su espacio.

Entre otras cosas porque en el texto no se puede escuchar el piano interpretado por la gran Teresita Gómez mientras Susana y Rodrigo juguetean en el teatro o no nos sonreimos cada vez que Susana empieza una nueva historia o sencillamente porque acá disfrutamos del erotismo audiovisual, pero hay que leer el libro para encontrar la gran cantidad de detalles, reflexiones o sensaciones que por cuestiones de tiempo o cambio en los lenguajes no se pueden pasar.

 

Pdta: El Cameo, breve aparición,  que hace el escritor Hector Abad en una de las escenas es entretenido, guardando todas las proporciones, algo como lo que hace Marvel con Stan Lee, claro que no se sabe cuál lo hace peor 🙂

 

 

Comentarios

comentarios

1 comentario

  1. ZH
    Lo primero que tengo por decir, es acerca de la película fragmentos de amor, que no sé muy bien si está avalada por Hecto Abad pero que en términos de cine es una pelíucla mal lograda, una escenografía recargada y forzada, una hgistoria mal contada, mal actuada y uno de los peores papeles de Angelica Blandón, de la que por cierto soy muy admiradora, la banda sonora que entra en cada escena sin más ni más, sin coordinar en un solo pedazo con lo que sucede en la historia, una bogotá mal mostrada, me imagino que por lo que no la hizo un colombiano, no se logró bien bogotá, una adecuación de una época tal vez pasada, pero representada en el estilo vintage moderno que no encajaba en lo más mínimo y además unos carros antiguos al lado de carros modernos que se vieron en la pantalla. de por sí una muy mala apertura para el FICS.

    Lo segundo que quiero decir es que, también estoy intentado escribir un blog de cine, pues me considero cinéfila, y apenas lo vi a usted en el festival quise acercarme pero me lleve la decepción el segundo día de estar al lado suyo y su pareja en la hermosa película española de marisa paredes, tacones lejanos, no hay nada más molesto que alguien se comporte de tal manera en el cine, primero llegar tarde en donde la misma marisa estaba invitada y segundo hablar toda la pelicula, diciendo lo que iba a pasar, si ya todos sabiamos, no nos tenian q demostrar eso, y también buscarle a todo una comedia donde no la hay, se convierte en una falta de respeto, no se porque tienden hacer eso en lo cinemas, y si a eso le agregamos la cantada de las canciones que queriamos escuchar de marisa paredes o de miguel bose, realmente me incomodaron. esto mas que cualquier cosa es un consejo, a veces uno quisiera mejor no ir a cine, pero hay que apoyar a los directores, a las buenas películas y a los festivales como el FICS, que cada vez tienen mayor acogida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*