«

»

Jul 04

Mandela: Invictus

En estos días, julio del 2013, en que al parecer la vida física del líder sudafricano Nelson Mandela está llegando a su fin para dar paso a su inmortalidad, siento la necesidad de escribir sobre algún pasaje de su vida que lo identifique, y como la mirada en El Colombian dream se hace a través del cine que mejor que hablar de Invictus.

 

invictus-cartel

 

Esta fue una película dirigida por Clint Eastwood en el 2009, con Morgan Freeman interpretando, por supuesto, a Mandela y a Matt Damon como el capitán de los Springboks, el equipo nacional de rugby sudafricano, Francois Pienaar.

En ella se narra el recorrido de los Springboks en la copa mundial de este deporte llevada a cabo en Sudáfrica en 1995, cuando Mandela, intentaba desde la presidencia de su país, reconciliar a toda una nación afectada por una tradicional política de segregación racial llamada Apartheid.

Mandela o Madiba, su nombre trival, fue encarcelado durante 27 años de su vida por exigir que se levantara la discriminación oficial hacia los habitantes de raza negra por la minoría blanca europea, particularmente holandesa. Después de una fuerte presión internacional fue liberado en 1990 y resultó elegido como el primer presidente de la nueva nación democrática en 1994. La pregunta era si ¿su ánimo sería vengativo o no?

 

Nelson Mandela, líder Sudafricano

Nelson Mandela, líder Sudafricano

 

El equipo de Rugby era considerado un símbolo de la cultura blanca, un deporte elitista al que los negros sudafricanos hacían fuerza… para que perdiera. Mandela no destruye el símbolo como le pedían varios de sus asesores sino que lo acoge, lo pone al contacto con las personas del común y ayuda a darle un nuevo significado, es decir, no cambia ni los colores, ni el nombre, sino su representación social hasta que se convierte, con el esfuerzo de los deportistas, en un factor de unidad y orgullo nacional.

Pero ¿cómo escribir de una hazaña deportiva y su catalizador político sin caer en la apología de dictadores de otras épocas que vieron en los deportes de masas la oportunidad de distraer a sus pueblos o de desviar la atención sobre hechos graves en sus gobiernos o que los usaron para mover el patriotismo o de supremacía racial necesario para hacer guerras?

Los ejemplos son muchos: Mussolinni cuando promovió el mundial de fútbol en Italia 1934, su selección salió campeona y el dictador llevó a la desgracia a su país en la segunda guerra mundial pues les vendió la idea de que eran unos triunfadores, Hitler intentó hacer lo mismo en las olimpiadas de Berlín 1936, pero los negros estadoudinenses le aguaron la fiesta, La Junta militar en 1978 hizo creer que el triunfo de la selección de fútbol argentina en el mundial que realizaron fue producto de su fuerte sistema de gobierno, el mismo que llevaría a su nación a la guerra de las Malvinas contra Inglaterra con desastrosas consecuencias.  El pan y el circo de los emperadores romanos.

 

Saludo fascista al Duce Benito Mussolini en el Mundial de fútbol Italia 1934

Saludo fascista al Duce Benito Mussolini en el Mundial de fútbol Italia 1934

 

La diferencia de este proceso liderado por Mandela es que el objetivo era la Integración de una nación por medio del perdón y la metodología de los líderes pasaba por el ejemplo y la inspiración.

Para Pienaar fue fundamental visitar Robben Island donde estuvo preso el presidente y preguntarse como un hombre que pasó tanto tiempo encerrado en una celda tan pequeña pudo perdonar a sus agresores. Otro aspecto motivador aunque no lo creamos fue la fuerza de la palabra dicha en poesía. En una visita que promueve Mandela con el capitán de la selección de Rugby, le regala un poema que le sirvió cuando estaba en prisión, su nombre Invictus del inglés Wiilliam Henley, que dice en uno de sus apartes:

“agradezco a los dioses, cualesquiera que sean, por mi alma inconquistable en las garras de las circunstancias… soy el maestro de mi destino, soy el capitán de mi alma”.

La novia de Pienaar le pregunta ¿cómo puede un poema ganar un partido de Rugby?

El blanco, preocupado y comprometido deportista se demora en responder pero lo hace: “dando inspiración”.

Los cánticos trivales o plegarias interpretadas por multitudes también ayudaron, blancos y negros entonando el himno N´kosi Sikeleli Banda sonora (clic para escucharla) es muy emocionante.

 

Morgan Freeman y Nelson Mandela

Morgan Freeman y Nelson Mandela

 

Para Tata Mandela,  como también le decían con el respeto a un padre, pudo haber sido fácil tomar decisiones  que afectaran a los que ostentaron el poder antes que él, pero en su sabiduría consideraba que pisoteando lo que ellos aman no llevaría a la reconciliación.

Hay que romper el ciclo del miedo decía, algo que al parecer no han leído ni escuchado toscos presidentes de algunos países suramericanos que consideran llegar al gobierno para beneficio de los de su partido, ni amplios grupos sociales de la sociedad colombiana que ven en la venganza una forma de sanar las heridas de la violencia .

Más allá de la destacada actuación de Freeman, nominado a varios premios por su interpretación y evidente parecido físico con Mandela, está la dirección de Clint Eastwood a quien  hay que reconocerlo por las grandes películas de vaqueros que protagonizó, como El bueno, el malo y el feo, las del policía rudo en Harry el sucio, también por su obra como director, inspirada en buena medida en personajes reales como esta ´Invictus´ y ´Bird´ basada en la vida de Charlie Parker algunas premiadas con el Oscar como, Los imperdonables en 1992 y Million dólar baby en el 2004.

 

Eastwood, Freeman y Damon en Invictus

Eastwood, Freeman y Damon en Invictus

 

Para algún crítico que leí, ‘Invictus’  es una ´buena´ película en el sentido de no hacer daño pues no tiene la suficiente profundidad para mostrar el drama que significó el Apartheid, ni la fuerza que mostró Eastwood en Gran Torino y puede que tenga razón pero no creo que fuera el objetivo, acá se cuenta una historia que nos emociona, entretiene, nos acerca a un hecho real y de paso a este hombre con un halo de profeta quien cambió la historia de su país y  de paso le dio inspiración al resto del mundo que aun lucha por superar la discriminación.

 

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*