«

»

Ene 02

Review: KOI NO YOKAN

El amor promueve la lujuria. Eso nos mantiene despiertos en las noches, tomando algunos tragos con amigos y escuchar música de todo tipo (triste, alegre, extraña). La presencia de ciertas personas en nuestra vida -su apariencia, su personalidad, sus olores- son disparadores de endorfinas al cerebro. Es el más humano de los sentimientos que nos intoxiquemos cuando la vemos, sentir esa necesidad de anhelar a esa persona.

Quizá esos son los sentimientos que se pueden llegar a percibir al oír Koi No Yokan, un álbum que se mueve entre la sensualidad, la melancolía, el romanticismo y la pasión, agitados por sentimientos mezclados en un tornado de emociones, que en momentos pareciese estar exorcizando la ansiedad, un viaje introspectivo por sucesos nocturnos con desenlaces pasionales. La palabra que mejor describiría este larga duración sin duda es catarsis.

La banda apuesta nuevamente por el dinamismo, lo lleva a extremos antes alcanzados en discos predecesores (como el White Pony, 2000), y que quizá la aleja de su anterior trabajo musical (Diamond Eyes, 2010) donde se mostró un lado más plano pero profundo de su intensidad sonora.

Koi No Yokan se mueve por altibajos emocionales fuertes, donde las canciones nunca son obvias ni predecibles, donde Chino Moreno utiliza a la perfección su voz como un instrumento musical y las guitarras hacen alrededor de las canciones un torbellino, ambientando las líricas, haciendo un coctel exquisito para unos oídos hambrientos.

Ya sea “predicción de amor” o “los peces no se ahogan” la definición del título del disco, Koi No Yokan se convierte sin duda en un disco de referencia de esta década, y para la banda, el disco más importante desde la salida del homónimo (o selftitled), ya que quizá es la primera vez que el grupo no se encontraba en alguna especie de presión por el sello disquero o intentando superar grandes crisis económicas o de pérdidas de un hermano de escenario. Y eso se ve y se escucha reflejado en 52 minutos de duración, donde los de Sacramento más el de Nueva York se mueven mucho más cómodos y confiados que en su trabajo anterior, pero a su vez, se les nota dispuestos a los cambios y retos, no se sienten minutos de relleno o instantes que no deberían estar ahí.

El álbum es una transición de canciones fuertes y pegajosas, a instantes enamoradizos versos acompañados de riffs ‘headbangeros’, pero sin duda la mejor definición del sonido es retro futurista, que es algo contradictorio, pero que podría ilustrar fácilmente como sonaría la música de la segunda década del siglo XXI en medio de los años 80’s.

Retrofuturista, espacial, atrevido y arriesgado, algo así como Ridley Scott proyectaba enBlade Runner que sería el año 2019, o como Sir Arthur C. Clarke conjeturaba en 2001: Una Odisea en el Espacio que sería la vida del ser humano. Sin ser pretenciosos, la banda proyecta sonidos simples evocando el pasado proyectado hacía el futuro (o al revés?), básico, osado, y quizá seré yo más imprudente yo en definirlo como el Dark Side Of the Moon de Deftones.

Pero vayamos canción por canción, desmenucemos este LP que ya dos años de espera es bastante para unos oídos tan impacientes como los de un fan de esta banda.





Swerve City Quizá la mejor selección para abrir un disco desde el Selftitled. En este disco se nota la comodidad de Sergio Vega, miembro más reciente de la banda, y de cómo va tomando más fuerza en su lugar. Reemplazar al gigante Cheng nunca será una tarea fácil. Jamás. Y sin duda el trabajo de Vega es más que destacado, porque le ha hecho justicia a la labor de las 4 cuerdas y demuestra la quimica entre los integrantes de la agrupación. El nivel de madurez se denota, y ese riff cabeceador es el perfecto warm-up para un disco tan experimental como este.

Romantic Dreams ¿Porqué este intro me recuerda a Tool? Seguramente la banda, implícitamente, ha trabajado en sus cuerdas y han decidido ir añadiendo más elementos progresivos, eso sí, sin etiquetarse en ser una banda prog o iniciar a hacer solos aburridos de 15 minutos. Lo osado llega a ciertos extremos y se representa en esos cambios de tiempos tan fuertes pero a la vez coherentes por los cual pasa esta canción. Un Chino encantado anunciando esas emociones antes mencionadas: “I’m hypnotized by your name, I wish this night would never end”.

Leathers La primera canción que se conoció de estudio de este larga duración, y que se abre paso con ese groove noventero, es posiblemente la canción más alejada del estilo al cual nos tiene acostumbrado DEFTONES, pero el cual se apropian a la perfección, dejando en alto el estilo de la voz y las guitarras. Gritos, disonancias, muchas cuerdas.

Poltergeist Aplausos ¿Qué? Si, aplausos. Quizá ha algunos nos recordó esos demos delSaturday Night Wrist producidos por Bob Ezrin (encargado del perfecto sonido de The Wall de Pink Floyd) dónde sonaba algo similar con el drum pad. Sintetizadores, bajos en afinaciones graves, muchos riffs, Poltergeist es la canción por excelencia de la banda, quizá uno de los highlights del Koi No Yokan, donde todos los integrantes demuestran su versatilidad. Otro brillo de Vega, alucinante el trabajo de Abe Cunnigham (batería) y deslumbrante el trabajo de Carpenter (cuerdas, porque a esa guitarra de 8 simplemente no se le puede decir guitarra) donde alcanza tonalidades tan bajas como profundas. Agresividad a flor de piel.

Entombed Después de la tormenta siempre llega la calma, y esta es quizá una de las canciones más hermosas compuesta por los de Sacramento. Entombed es la primera canción en la cual Carpenter utiliza la técnica del tapping y de una manera impecable. 5 minutos de belleza exuberante y una letra densa en amor, evocadora de noches frías acompañadas de esa persona que te roba los suspiros día a día. “Shades of colors are all I see (sombras de colores es todo lo que veo)”, un verso sin vocales y el mejor toque final. Punto.

Graphic Nature Luego de la calma siempre viene esos momentos tensos. Este se podría llamar como el ojo del huracán, donde pareciese que todo está tranquilo pero la intensidad de la letra y lo sugestivo de lo que narra Chino es intoxicante, seductor, pervertido y hasta enfermizo (“How the fuck you do it / Every time you take my knees out / Yeah, every time you do it / I’m on fire”).

Tempest La tempestad sonora. La banda reconoció en una entrevista que esta canción está relacionada con el fin del mundo según los mayas y el 21 de Diciembre de 2012, además de quizá de darle más sentido a la definición nativa americana del dicho “los peces no se ahogan”, que tiene que ver con el mismo desenlace mundial según los pueblos del sur norteamericano. Muchos cambios de tiempo y de ritmo,  densidad por donde se le escuche, otra demostración clara de una madurez musical.

Gauze Una canción que pasará a convertirse un nuevo himno deftonero. Guitarras fuertes, el trabajo de los sintetizadores durante toda la canción es impecable, donde no lo hace notar como un instrumento principal sino hace valer a la perfección su labor de acompañante, lo que lo hace sonar mucho mejor. Distorsión, disonancia, las voces altas de Moreno hacen que este tema vaya directo al top 5 del disco, más con ese breakdown final, muchas frecuencias a la vez, orden en medio del caos, sintetizadores. Punto para los de Sacramento.

Rosemary Mi tema preferido del disco. Obviamente es mi punto de vista personal y envidioso, pero me recordó mucho estar escuchando emisoras norteamericanas en el año 2003 y oír por vez primera Minerva. He ahí un antes y un después de ese instante. Un intro impecable, que no profetiza ni menciona absolutamente nada de lo que sucederá a acontinuación. Y ésta es quizá una de las cosas que más me gusta de DEFTONES. Su capacidad de reinventarse y que nunca, jamás, acierto cómo sonarán sus canciones. Siempre se inventan, teniendo una coherencia, crean un nuevo sonido desde sus más profundas raíces y hacen himnos directo al talamo e hipotálamo. Ese coro “Stay with me, as we cross the empty skies” es sin duda una de las frases más dicientes en décadas de la banda, además de que enseña cómo hacer un coro con una disonancia y terminar perfectamente con un breakdown, no sin antes, culminar de con un par de acordes a lo Team Sleep (proyecto paralelo de Chino). Simplemente hermosa.

Goon Squad Otro punto bastante alto del disco. Una canción que me recordó quizá a las épocas del White Pony. Momentos y ambientes oscuros, letras introspectivas, demasiado personales y que cabrían en cualquier definición o concepto, acompañada de cuerdas densas y un head banging de casi seis minutos. ¿Cómo incorporar un coro exageradamente pegajoso en una canción a destiempo? Ellos tienen la formula. “Designed for you… designed by me” y un intermedio de guitarra que podría dejar atónito a cualquier novato escucha, los ruidos extraños que se convierten en casuales en el minuto 3:10 hacen que estos personajes puedan hacer a su antojo en medio de una canción y uno asumirlo como normal. Break y regresa el riff un par de tonos más abajo, ruidos y gritos por doquier. Genios.

What Happened to You? No dudo en afirmar que es la canción más alejada al estilo de DEFTONES de todos los tiempos. Pero también he de reconocer que es otro punto increíblemente brillante en el disco. Una mezcla entre pop ochentero y dub, Moreno se convierte un ícono con un coro impecable, lleno de elegancia y devoción “The sky is falling down / the night is calling you / a star is burning out / the sky belongs to you”, donde le da espacio a quizá un final abierto a este larga duración, pero que deja la sensación que todo estará bien. Lo lograron nuevamente.

Ya para culminar, y para no hacer más largo este libro en el cual se ha convertido este pequeño review, podría afirmar que estamos frente a la joya de la corona de la banda, el disco que marcará otro antes y después de la banda, el cual el primero sería el White Pony, donde estas canciones se conectan unas entre otras como un rompecabezas, demostrando gran nivel de composición y madurez musical, dinamismo llevado a los máximos niveles sin ser prepotentes, aclarando mucho más su sonido, definiendo el porqué el iTunes siempre se ha vuelto loco a la hora de etiquetar su música en un género y dejarlo simplemente como Rock Experimental.

Y es que ni siquiera es eso. DEFTONES expone con Koi No Yokan que es una banda tan inmensa sonoramente que no cabe en tags o sellos. Además, que lo mejor que pudieron hacer fue quitarse esa bandera molesta del Nu Metal en crecimiento a mediado de los 90’s y ser simplemente lo que son.

Koi No Yokan no es un disco fácil de digerir. Es de varias probadas, muchas diría yo. Y que quizá será odiado por esos fans juveniles que nunca superaron los pantalones Dickies y los zapatos Adidas, y sera la mayor muestra de crecimiento personal, profesional y musical de la banda hasta el momento. Ya lo señaló Chino en una reciente entrevista “No voy a estar gritando y saltando toda mi vida, y sin duda, me puedo imaginar en 10 años cantando estas canciones”. Nada más que decir.

Publicado inicialmente en Deftones.cl

Hablemos de música, porqué no?

Twitter: @luisch

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*