«

»

Nov 09

“El sastre del Papa” y El embajador de la india

La semana anterior, Caracol TV abrió su noticiero afirmando que Luis Delgado a quien la prensa colombiana había llamado “El sastre del Papa”,  porque supuestamente fue quien bordó los ornamentos en oro de varias prendas que uso Ratzinger y ahora las de Bergoglio, ¡no lo conocían en el Vaticano!

Julio Sánchez Cristo, quien ya lo había entrevistado en la emisora W radio preguntó ¿será que estamos frente al Embajador de la India? Una comparación que para muchos resultaba extraña pero para los que disfrutamos de esa película, era totalmente apropiada, porque en ella vemos como un hombre desconocido se vuelve un personaje al que se le brindan todas las atenciones y reconocimientos a partir de un rumor.

 

78552_118_imagen__

 

Claro está que tanto en el caso de Delgado como en el de Jaime Flórez, el protagonista de la cinta, es la gente que está alrededor la que los vuelve “famosos” y ellos siguen el juego, es decir, enriquecen las historias con fantasías que curiosamente es lo que vuelve creíbles los relatos.

El Embajador de la India está contada como una fábula para niños, incluso un narrador con voz de educador nos presenta a los personajes incluyendo por supuesto a Jaime Flórez, un tipo agradable, de conversación interesante, ex seminarista, en ese momento desempleado pero con una particularidad: le gusta decir mentiras.

Mientras viaja para Garzón en el Huila, unos vendedores le hacen conversación y el hombre, mamándoles gallo, les dice con acento entre gringo y huilense que es de la India, que su carro se varó y que su chofer tuvo que irse con las maletas a repararlo pero que él decidió adelantarse en bus a Neiva para seguir conociendo este país “bonitu mucho”

Nuestro picarón se goza la situación y le agrega el toque de gracia, les dice  “no digan a nadie que viajo de incognito”

 

El supuesto embajador de la India con los políticos del Huila en la película de Mario Ribero

Jaime Flórez y los dirigentes del Huila en El Embajador de la India

 

Y como acá el chisme vuela y el que medio tenga un hablado enredado es tratado como un príncipe estos dos lo convirtieron en el Embajador de la India, de tal manera que cuando llegó a la capital del Huila, el Gobernador con su familia y los dirigentes ponen todos los recursos al servicio de este cuentero criollo que perfectamente podría ser un comediante de Stand up en la actualidad.

El director y guionista el santandereano Mario Ribero no sacó la historia de su culta imaginación formada en el instituto de cine de Moscú sino de un lugar más prolífico, ¡Colombia!

La historia fue real, el Jaime Flórez de la película tiene otro nombre pero efectivamente vivió unos días con las atenciones que le brindaron en el Huila, al formarse la idea colectiva que era un diplomático extranjero, con quien  unos podrían hacer negocios, otros sacarle partido político y otras conseguir un marido de un país exótico.

Los ´vivos´ pasaron por ingenuos.

Volviendo a la noticia, los de la W fueron los que emocionados le pusieron el título de “El sastre del Papa” a este pastuso que efectivamente es un profesional con dotes artísticas en sus bordados, religioso y humilde, pero que ninguna de las cuatro altas fuentes del Vaticano consultadas dice conocer o tener en algún registro comercial o personal con los dos Papas.

 

Luis Delgado "el sastre del Papa" en la actividad llamada Besa manos con el Papa Francisco

Luis Delgado “el sastre del Papa” en la actividad llamada Besa manos con el Papa Francisco

 

En últimas lo de estas historias, tanto las reales como los de la película no pasan de ser pintorescas, no le hacen daño a nadie, no pasan de ser una anécdota que despierta sonrisas, lo grave es cuando aparecen algunos timadores de profesión, en la escena pública, que en elecciones se hacen pasar por líderes honestos y al llegar a cargos gubernamentales se convierten en delincuentes.

Si nos detenemos en las características de Jaime Flórez, en El Embajador, vemos que una vez el rumor creció, comenzó a trabajar en su imagen, se hizo comprar trajes hechos a la medida, turbantes distinguidos, corte de pelo y barba. Luego se ganó a las mujeres del pueblo con supuestos regalos que les iba a dar y a los hombres llevándoles la cuerda en cuanto acto se les ocurría.

¿Cuántos de esos van a aparecer ahora como candidatos? hay que mirarlos bien, escucharlos detenidamente y compararlos con el Embajador de la India para descubrir cuál es un impostor.

 

Hugo Gómez como El embajador de la India

Hugo Gómez como el Embajador de la India

 

La  cinta sorprendió y gustó a los espectadores del cuarto festival de cine de Bogotá en el año 1987, así lo registra la prensa, aunque para los jurados no daba la talla intelectual, algo que el tiempo se encargó de desvirtuar pues El embajador de la India sigue siendo divertida y reflexiva, nos permite identificarnos sin que las situaciones sean burdas o sin que sus personajes sean grotescos, como sucede en algunas comedias colombianas contemporáneas.

Y en cuanto al “Sastre del Papa”… en estos momentos la W intenta localizarlo pero ha sido difícil porque se encuentra paseando por Roma por cuenta del Embajador de Colombia en Italia.

 

Comentarios

comentarios

1 comentario

  1. Rodolfo
    No sólo los políticos fungen como el embajador de la India, hay que ver los personajes que nos han llegado de un departamento vecino y nos han llenado la ciudad de almacenes de bajo pelo (en el centro), medio pelo (en la concordia, en guarín) y alto pelo (en cabecera)…por su acento los conoceréis! Nosotros los santandereanos que nos la damos de vivos y hemos dejado entrar a estos culebreros a nuestra ciudad, nos tragamos su cuento…! No creen? vayan, por ejemplo, a los almacenes de la cra 36 entre 48 y 51, ó a las panaderías de guarín y el centro, a los pasajes comerciales del centro…Santandereano compre santandereano!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*