«

»

Jun 12

Capítulo 3: Una pareja que se quiere

El tartamán de mi marido está más patán y malacaroso que nunca, pero si cree que amargándonos la vida con ese geniecito de los mil demonios va a arreglar todos los problemas de la casa, está como para que se meta solito al ataúd y se rece él mismo los avemarías. Ayer nada más estaba ahí acostado, pegado, pegado a la orilla a ver si no me tocaba ni el bolero del calzón, entonces yo quise romper el hielo.

  • –          Viejo.
  • –          ¿Qué?
  • –          Hablemos.
  • –          Estoy dormido.
  • –          Corréte para acá, que estás que te caes.
  • –          Es que como vos sos un poco muy gorda, se hace en la mitad del colchón una canoa y termino durmiendo debajo de vos, y yo como campesino hasta el que más, reconozco una marrana hasta por el peso.
  • –          Mucho hijo de las tres mil p…, no te pego una palmada porque te mando hasta el 2015 y vaya Dios a saber cuándo uno necesite quien se coma los sobrados.
  • –          Dejáme dormir, soflamera.
  • –          Calláte, escupitajo de Satanás, y trátame con RES-PE-TI-CO. –Le dije yo apretando los dientes-

No habían pasado ni cinco minutos y ya estaba él roncando, es como dormir en zona de construcción todas las noches, no me aguanto más ese traca-traca, mañana le rebano esa nariz con el hacha de la panela.

Yo me pongo a pensar. es que si yo lo tratara mal entendería su forma de ser, tan miserable, pero si a mí me confunden con las Carmelitas Descalzas en la calle. Yo de acá paso derechito a la nube más blanca.
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*