«

»

Ago 04

Área 81, melancólico paso a la era digital

Regularmente los libros de Stephen King son atractivos; no solo por el ya reconocido talento del autor como escritor prolífico en materia de terror,

sino por los títulos de sus creaciones y las ilustraciones de sus tapas, que entre otros aspectos, son razones para sentirse tentado por ellos.

Y no menos tentador y a la vez perturbador resulta el libro ‘Área 81’, un título que encontré la semana pasada en una tienda virtual de carácter nacional, el cual tenía una característica extra a esas que ya he mencionado. Rezaba el anuncio “Es la primera vez que una novela de Stephen King se publica en castellano en formato exclusivamente digital”.

Qué pude pensar en ese momento. No había elección, era comprarla en digital o sencillamente privarme de ella. A dónde quiero llegar con todo esto. A que tuve que dar aquel paso que en mis cuentas estaba destinado para un futuro no inferior a los 10 años. Empezaba mi era como lector digital.

No voy a entrar en el debate de si el libro impreso se acabará o no, eso ya lo veremos. Pero sí quiero poner de plano algunas ventajas y desventajas que como lector asiduo de material impreso encontré en la lectura de mi primer e-book (Ojo, que no es lo mismo que leer un pe-de-efe).

Creo que son tres grandes desventajas y no quiero sonar a dinosaurio, ni loco enamorado del papel, nada de eso, pero las mencionaré:

1. No he escuchado todavía del primer ladrón en serie de libros. Es decir nadie lo para a uno para decirle que se “baje” del libro que lleva debajo del brazo (y páseme esos apuntes también), no pasa. Pero lo que sí puede pasar es que el Kindle, el Ipad o cualquier dispositivo de este tipo sea un buen souvenir para los amigos de lo ajeno. La verdad el paso de leer en parques no lo voy a dar todavía.

2. Las marcas. Esa desventaja es clave mencionarla. Resulta muy incómodo (así sea que se pueda hacer) poner marcas en las páginas de los libros. La verdad, es un gusto hacer una referencia con la letra de uno, atravesada sí se quiere. Para mi gusto es fatal el sistema bookmark.

3. Todo en uno. Mortal tener tantas cosas en un solo lugar. Es decir, si voy con un libro al parque San Pío, no hay duda de que voy es a leer. Pero si contamos con un aparato en el cual tenemos correo, películas, música, fotos, resultado de los Olímpicos, periódicos, revistas, agenda cultural, chat (…) es complicado. Bueno, cualquiera diría, pero si va a leer es a leer. No es tan fácil. Es como entrar a un centro comercial a almorzar y evitar mirar la vitrina de un almacén.

Lo cierto de todo esto es que el paso a la era digital ya está dado. Y desde luego, la gran ventaja, aunque no la única, es tener esa posibilidad de llevar a cuestas los libros que tengamos a bien adquirir, así sea que haya que leerlos cerca de un CAI.

Las otras dos ventajas son el precio y las características de ampliación de letra, buscador rápido entre páginas y todo lo que ya sabemos que nos brinda la tecnología.

Hay que elegir, por ahora seguiré tratando de aferrarme al papel, pero si tentaciones exclusivas como Área 81 aparecen en el cyber, apretaré el botón.

***

Para quienes se estén preguntando qué tal el libro de Stephen King les resumo. Es la historia de un carro que se come a la gente, la devora, y de cómo mi primer héroe digital, un niño de 10 años de edad, todavía afectado por un exceso de vodka Popov, salva a la humanidad con una lupa. 65 touchscreen y estaremos en el final.

 

Comentarios

1 comentario

  1. Héctor
    Felicitaciones, me gustó mucho su blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*