«

»

Oct 18

El caso de Harry Quebert

quebert-700x325

Cuando adquirí La verdad sobre el caso Harry Quebert (que bien podría llamarse ‘¿Quién mato a Nolla?) estaba enceguecido por la publicidad que se había hecho de él. No cabe duda que ha sido un buen trabajo de marketing; un millón de ejemplares vendidos así lo confirma, pero a mi gusto, y más allá de los premios que consiguió (Goncourt des Lycéens, Gran Premio de Novela de la Academia Francesa y Premio Lire a la mejor novela en lengua francesa), el libro quedó en deuda.

A la novela le sobran páginas. Es una historia que cae en un laberinto, a veces sin salida, por lo cual el autor recurre a mil métodos por continuar su carrera huidiza hacia la nada. Se percibe un afán por darle protagonismo a muchos personajes al mismo tiempo, y como es natural, esto le da al argumento un volumen que sobrepasa el orden.

No es una novela convencional y quizá otros lectores podrán decir que se permite todo, hasta los recurrentes círculos del ‘gato y el ratón’. Desde mi punto de vista, muchos de estos juegos son innecesarios y podría haberse conjugado en 200, 300 páginas menos, para darle un sabor más concentrado.

Marcus Goldman es un joven escritor que se encuentra con el éxito en el albor de su carrera, luego de su primer libro para ser exactos. Esta situación levanta unas barreras que le niegan la posibilidad de emprender un nuevo proyecto Se siente incapaz de escribir, al menos algo que sea exitoso. Es entonces cuando busca ayuda de su tutor: Harry Quebert.

APOYO_1

El personaje de Quebert encarna la vida de un escritor aclamado, quien vive en una pequeña población de  New Hampshire.

Hasta allí vieja Goldman en busca de los sabios consejos de su tutor.

Los recibe, claro está, pero también descubre, por casualidad, detallesde la vida sentimental de Quebert que nunca imaginó.

Con su mente un poco más clara, Goldman retorna a su ciudad de origen. Sin embargo, días después, recibirá una noticia que lo dejará petrificado. En el jardín de Harry acaban de encontrar enterrado el cadáver de una niña que desapareció hace 33 años. Nola Kellergan.

“Está muerta Goldman. Está muerta”…

Un giro más definitivo no podría tener la historia a partir de entonces. Marcus hará todo lo que esté a su alcance para demostrar que Harry no tiene nada qué ver con este crimen.

Harry hará hasta lo imposible por demostrar que amaba a Nola.

Y 20 personajes más tratarán de enredar las cosas, cuando estas parezcan tener claridad.

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*