«

»

Mar 18

…Otra horrible noche

316705_14385_1

Fotografía de Semana.com

Este es uno de esos libros que no necesita presentación. A pesar de su reciente publicación (2012, Alfaguara) es amplio el despliegue que se ha dado en diversos espacios a esta obra del dramaturgo y escritor bogotano Miguel Torres. El incendio de abril está basado en los hechos posteriores al asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, en Bogotá, en 1948. Es la segunda de una trilogía aún no terminada, sobre este crimen y sus consecuencias.

El libro nos regala en una primera parte esa mirada pura, pero no menos salvaje, del colombiano del común. ‘El día y la noche’ es el relato cruel y descarnado de decenas de testigos, entre profesionales, obreros, militares, ambulantes… cada quien, desde su perspectiva, le va dando forma a este oleo de sangre y odio.

Es un paisaje de descripción, algunas veces microscópica, para dar vida a un momento amargo, doloroso, confuso. Quién disparó al caudillo, fue ese hombre… o quizá aquél. Cuántos disparos, de qué manera, a quemarropa, iba solo. Son interrogantes que para algunos nunca tendrán una respuesta que esté a la altura de la desgracia. Sin embargo, los ojos de una ciudad construyen la historia, el mito de Gaitán.

Miguel Torres no ha perdido tiempo escarbando en los archivos del ‘Bogotazo’, de hecho, ha confesado su fascinación por el tema y estos dos primeros libros así lo confirman. No es casualidad su mirada interior a este momento, su infinita rigurosidad.

La segunda parte de El incendio de abril, La noche, se centra en una historia delicada. Una mujer busca incansablemente a su esposo entre hogueras que producen terror. Bajará dando tumbos para enfrentarse a una pesadilla que apenas comienza en Bogotá. Se verá enfrentada a la oscuridad, a la desolación, a la muerte.

Hay maneras de sobrevivir a este horror, pero las maneras de morir son más numerosas. Sin embargo, un corazón atormentado termina enfrentado a todo. Dónde estará Francisco. Seguirá con vida. Será de los que cayeron por una bala camuflada. Esta mujer, Ana, deberá buscar la respuesta.

Las últimas notas del libro siguen siendo afinadas. La paranoia envuelve el colectivo burgués y una casa en el norte será el refugio de nobles capitalinos que sienten que la venganza toca a su puerta, se asoma por la ventana, escarba en su interior.

Es de noche, pero pronto amanecerá. Será no solo un nuevo día, sino una nueva Colombia.

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*