«

»

Oct 03

La importancia de seguir muriendo

Cuando decido leer un libro de Mario Mendoza generalmente pienso en un refugio oscuro que me cubra con su inmaculado manto de muerte. En mi último intento por encontrar ese hogar llegué a una compleja red, laberíntica, una fuga de lo real, que da libertad de jugar entre sombras, pero con una luz de esperanza.

‘La importancia de morir a tiempo’ es un viaje alucinante por situaciones extremas, duras, perversas… Comportamientos y desenlaces sin un patrón claro de conducta. No hay teorías para explicar todo lo que vemos, por eso algunos apagan la llama, otros buscan un corazón sangrante que dé pistas sobre qué hacer, otros buscan simplemente una cerveza negra. En mi caso particular, cuando estoy atorado, recurro a la imaginación.

El último libro de Mendoza nos da un paseo por la psique montados en 139 historias cortas. Historias que tocan temas comunes, como la antropofobia, la adicción a sufrir, la melancolía o el deseo, para llegar a otras menos aceptadas, sobre zombis, rencarnación, estigmas, apóstoles del siglo XX, agujeros negros y hasta proyectos científicos de clasificación ‘X’.

La verdad es que si bien la mayoría de estos 139 escalones están llenos de espinas, hay historias realmente conmovedoras, que hacen las veces de balas de oxigeno en medio de la nada. Historias de lucha, de superación, de amor… que a mi gusto son un complemento perfecto para el libro. De nuevo queda de plano la idea de muerte y vida en un solo conjunto.

Mendoza afirmó hace una par de semanas (a propósito del lanzamiento de esta obra) que somos una raza a la que no se nos enseña a amar ni a morir, lo cual sin embargo, constituye puntos muy altos del ser. Detrás de estas palabras se esconde el título del libro. Hay que permitir que la muerte entre una y otra vez a nuestra vida. Morimos muchas veces y reaparecemos otras cuantas.

Hay que dejar claro que el libro no es un manual de cómo morir, quienes estén en esta tónica deben buscar otra clase de lectura. De hecho, le encontré al libro un sabor diferente a muerte: algo así como un manual de nacimiento espontáneo. Encontré oasis en medio del caos. Un hogar en la periferia.

Quienes han seguido la obra de Mario Mendoza encontrarán una relación muy estrecha  entre ‘La importancia de morir a tiempo’ y ‘La Locura de nuestro tiempo’. Guardan un valor muy similar y dejan esa pizca de esperanza en su ADN.

Me atrevo a clasificar ‘La importancia de morir a tiempo’ como un nacimiento espontáneo. Con ‘Apocalipsis’ se cerró un ciclo, murió una parte de Mario Mendoza. Ahora empieza una etapa nueva, aunque muy corta. Apenas le será permitido vivir un par de meses, para morir en el plano Maya.

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*