«

»

Ene 25

Bancos de Biodiversidad

El mercado de los ecosistemas por intermedio de los llamados “Bancos de Biodiversidad” donde se intercambian servicios provistos por la naturaleza, le da una nueva dimensión a la conservación. Además del uso de regulaciones que restringen el desarrollo, hay países que se están aferrando a la mano invisible del mercado para proteger la biodiversidad, limpiar el agua, y combatir el cambio climático.
El mundo ha perdido casi tres mil millones de hectáreas en los últimos años, lo que equivale a cerca de la mitad de los bosques ocupaban la tierra. A la velocidad de pérdida del hábitat actual, un 10% de las especies que habitan la tierra podrían desaparecer en los próximos 25 años. Para frenar, retrasar o, si es posible, prevenir estos efectos medioambientales, existe todo un sector de servicios que puede generar importantes oportunidades de negocio.
Los mercados de servicios para ecosistemas tendrán un importante papel a la hora de tratar las principales preocupaciones medioambientales y supondrán importantes oportunidades económicas en los próximos años para negocios de todos los tamaños.
La Gestión del agua y del suelo, protección de la biodiversidad, reducción de las emisiones contaminantes y control del cambio climático son las áreas donde pueden concentrarse los servicios estrella del medio ambiente. Los expertos estiman que este mercado de ecosistemas mueve al año unos ochenta mil millones de euros en la Unión Europea, lo que incluiría las transacciones de las empresas y la facturación de los servicios verdes.
Ese atractivo mercado acoge a consultoras, ingenierías, auditoras y, últimamente, entidades financieras, que han visto un nuevo nicho derivado de la protección del entorno y de Kioto. “Uno de los principales problemas de la conservación del entorno es la ausencia de un coste real de los recursos naturales por lo que muchos bienes que se utilizan como materias primas tienen un precio muy inferior a su coste de reposición”, explica José Luis Blasco, director de Sostenibilidad de la auditora KPMG. Según Blasco, “con una regulación cada vez más preocupada por internalizar el principio de quien contamina paga, deberíamos pensar que el precio del recurso natural va a aumentar y, por tanto, pueden existir buenas oportunidades que conlleven un doble dividendo”.
ABN Amro y Citigroup lanzaron una plataforma de información online sobre el mercado internacional de servicios de ecosistemas. Se llama Ecosystem Marketplace y ha sido desarrollada para estas dos entidades financieras por la ONG medioambiental Forest Trends. Según los dos bancos, el objetivo es “ofrecer la necesaria transparencia para los emergentes mercados de ecosistemas, incluyendo el próspero mercado del carbono”.
A través de este tipo de iniciativas, la banca está entrando en el negocio medioambiental. “Se utilizan los mercados para promover inversiones en protección del medio ambiente de la misma forma que lo hacen las empresas”, señala José Luis Blasco, que explica que “los productos financieros buscan ofrecer respuestas a organizaciones y administraciones que precisan recursos para acometer inversiones a cambio de rentabilidades derivadas de su condición de recurso o paraje protegido”.
Por su parte, Barclays Capital, la división de banca de inversión de Barclays Bank, ha lanzado una división de productos medioambientales para “ayudar a sus clientes a maximizar las oportunidades que se presenten en el esquema de comercio de emisiones de la Unión Europea”. El banco analizará las oportunidades de negocio derivadas de la bolsa de dióxido de carbono y de los proyectos de energías renovables.
El sector de servicios medioambientales incluye la gestión de suelos y agua, la protección de la biodiversidad, la reducción y prevención de impactos sobre los ecosistemas, y la gestión del cambio climático. El mercado de dióxido de carbono es uno de los protagonistas del sector verde. Este mercado no ha cumplido las expectativas de crecimiento que se han generado en la última década.
Los expertos estiman incrementos de la facturación de entre el 5% y el 10% anual, frente a las previsiones que apuntaban a aumentos de hasta el 40%. En la actualidad, este mercado de ecosistemas mueve al año unos 80.000 millones de euros en la Unión Europea.  El mercado europeo de carbono tendrá un valor total de 45.000 millones de euros hasta 2012, según ABN Amro.
Como siempre hay quienes apoyan la iniciativa, en este caso por acercar los ecosistemas a fondos de inversión en una época en que los recursos financieros están muy escasos. Pero también hay quienes critican la postura acusando a los gobiernos de haber perdido la pelea en pos de su objetivo de conservar los ecosistemas.
Fuente: Forest-trend

Comentarios

2 comentarios

  1. Vanderghast
    Interesante tema , aqui en Colombia nos quedamos en los CIF,certificados de incentivo forestal – los cuales fueron creados por el gobierno dizque para apoyar la conservacion ambiental de nuestros bosques y cuando se van aplicar , resulta que no tienen fondos para pagarle al propietario por esa conservacion .Luego el tema de los mercados de ecosistemas , es una opcion para poder de alguna manera sostener estas areas que han sido deforestadas en el tiempo, buscando una solucion destructuva del medio ambiente para solventar economicamente a los campesinos , sin tener en cuenta el inmenso daño que se le hace a los mismos.
  2. JEMS
    El Estado, Las Empresas y la Comunidad científica con el empleo de la bioTecnología actual se deberían prepararsen con urgencia para constituir bancos genéticos para salvar las especies forestales de valor comercial en maderas que estan desapareciendo a un ritmo acelerado a causa de la ampliación de la frontera ganadera y cultivos de palma africana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*