«

»

Jun 10

Cuidemos el Agua

El agua es fuente de vida, la vida depende del agua. Constituye un 70% de nuestro peso corporal. La necesitamos para lubricar los ojos, para desintoxicar nuestros cuerpos y mantener constante su temperatura. Por eso, aunque un ser humano puede vivir por más de 2 semanas sin comer, puede sobrevivir solamente 3 o 4 días sin tomar agua. Las plantas serían incapaces de producir su alimento y de crecer sin ella.

El agua por sí misma es incolora y no tiene olor ni gusto definido। Sin embargo, tiene unas cualidades especiales que la hacen muy importante, entre las que destacan el hecho de que sea un regulador de temperatura en los seres vivos y en toda la biósfera, por su alta capacidad calórica (su temperatura no cambia tan rápido como la de otros líquidos).
• Mejor ducha que bañera. Ahorras 7000 litros al año

• Mantén la ducha abierta sólo el tiempo indispensable, no te enjabones bajo el chorro de agua.

• No dejes la llave abierta mientras te cepillas los dientes o te afeitas.

• Utiliza un recipiente para lavar las verduras y frutas. Al terminar puedes usar el agua para regar las plantas.

• Utiliza la lavadora y el lavavajillas solo cuando estén completamente llenos.

• Reutiliza parte del agua de tu lavadora de ropa para limpiar los pisos, hacer aseo o lavar el frente de tu casa.

• No arrojes al inodoro toallas higiénicas, papeles, colillas, compresas, preservativos, no es el cubo de la basura.

• Repara inmediatamente las fugas, 10 gotas de agua por minuto se convierten en 2000 litros de agua al año desperdiciados.

• Utiliza plantas autóctonas que requieren menos cuidado y menos agua para regarlas.

• No vacies la cisterna sin necesidad.

• No tires el aceite por el fregadero, éste flota sobre el agua y es muy difícil de eliminar.

• No arrojes ningún tipo de basura al mar, ríos o lagos.

• El mejor momento para regar los jardines es la última hora de la tarde que evita su evaporación.

• El agua de cocción de los alimentos también puede usarse para regar las plantas.

• Los detergentes y otros productos de aseo doméstico son contaminantes. Hay que usarlos con moderación y de ser posible optar por productos biodegradables.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*