«

»

Ago 20

¿Dónde están las mujeres en el Festivalito Ritoqueño?

Imagen del Festivalito Ruitoqueño. Tomada de Infoeventos.

Imagen del Festivalito Ruitoqueño. Tomada de Infoeventos.

El Festivalito Ruitoqueño es un espacio musical de gran tradición en Santander y que cuenta con invitados del género folclórico de diversas ciudades del país. Según su página web, “es un encuentro para propiciar espacios culturales de afecto, de interactividad personal, todo alrededor de la cultura, con oportunidades de desarrollo integrales para los intérpretes, autores y compositores propios de la música nacional, y tiene en cuenta a los artistas desde pequeñitos, cuyos resultados se están viendo en el ámbito del mismo logro de desarrollo profesional y personal, que se irriga por todo el país”.

Más en XXV Festivalito Ruitoqueño de Música Colombiana

Laura Badillo y Damary Martínez, reconocidas activistas de los derechos de las mujeres y la población Lgbti, asistieron al Fetivalito Ruitoqueño y quieren presentar a ustedes algunas de sus impresiones luego de disfrutar de la música colombiana y, claro, reflexionar sobre la participación de la mujer en este espacio.

¿Dónde están las mujeres en el Festivalito Ritoqueño?

Por: Laura Badillo y Damary Martínez

En la finca Villa Leo, aproximadamente a 5 minutos de Floridablanca, se dieron cita un sinnúmero de grupos de música colombiana. Un gran público estuvo presente y las diferentes composiciones de antaño, de arraigo, con instrumentos de cuerdas, de viento y percusión, se disfrutaron en el XXV Festivalito Ruitoqueño. Más de 60 agrupaciones conformadas por mujeres y hombres músicos de diferentes edades mostraron su esfuerzo y trabajo en creer en su talento y en la música.

Estuvimos en la tercera ronda de intérpretes. No llegamos a tiempo para escuchar a todos los grupos de niños y niñas, quienes a las 4 de la tarde ya culminaban sus presentaciones, pero fue evidente que la participación de las niñas y adolescentes no sólo fue numerosa, sino bastante representativa. Daba gusto observar y escuchar sus capacidades artísticas , pero a medida que la noche avanzó y que iniciaron las presentaciones de los adultos, la participación femenina fue diezmándose significativamente. A excepción de la Tuna de la UPB, la participación de las mujeres en este escenario no fue nula, por lo menos eso es de agradecerse.

Una de las presentaciones más destacadas fue la de María Cristina Plata. Su versatilidad y capacidad vocal fue realmente admirable. Por su parte, la cantante Yahaira Mina de la agrupación Mamá Julia y los sonidos ambulantes, le puso sabor a la música andina; y las dos de Yenyeré trajeron la música del Pacífico. Solas y acompañadas, estas mujeres nos brindaron una esperanza de persistencia, de equidad en la escena musical de este festival.

Y con el trasfondo de esta magia musical, desde muy temprano un hecho llamó nuestra atención. Un acto sutil, pero directo, interpretado por una adolescente, una promesa musical quien con su extraordinaria voz encantó al público con una melodía que alegremente repetía: “Por tenerte entre mis brazos, te entrego mis sueños y mi libertad”. La canción recibió ovaciones y aplausos, pero en nuestra mente quedó impresa la violencia de esa frase, que no es otra cosa que la realidad de muchas mujeres. Duele pensar que a luz de la esperanza de nuestros jóvenes, éstos ya estén cargados de relaciones que son cárceles. Y éste no las desvirtúa.

Pero no siendo suficiente entrada la noche hace su intervención un grupo musical llamado Gremao, Gremio de Maridos Oprimidos, conformado, desde luego, exclusivamente por hombres. Su maravillosa interpretación musical sobrepasó un nombre que, en tono del presentador del evento, resultó además de una burla, un acto deliberado de recordación del machismo incrustado hasta los tuétanos en la cultura santandereana. ¡Pobres hombres!, lástima que las cifras de la violencia intrafamiliar y de pareja en Colombia no los respalde. Ver: Forensis 2014 Datos para la vida, Instituto Nacional de Medicina Legal

Foto tomada de Youtube.

Maria Cristina Plata, una de las invitadas al Festivalito Ruitoqueño. Foto tomada de Youtube.

No obstante, en esta jornada de entretenimiento y de culto a la música, de grupos de hombres de diferentes generaciones que estaban más que presentes, una pregunta fue tomando fuerza,  ¿dónde están las mujeres, las músicas, las cantantes, las artistas? Probablemente se necesite de una investigación que de cuenta de esta cuestión y se necesiten años para responderla.

Nos surgen distintas hipótesis, especulaciones que son legitimas en una cultura asimétrica especialmente para las mujeres y que denominamos también desigualdades de género.

¿Será que la participación de las mujeres en la música es más numerosa cuando son niñas y jóvenes y poco a poco las oportunidades disminuyen cuando son adultas? O por el contrario, ¿fuimos testigas de la transformación de las desigualdades de género de las mujeres en la música con las niñas y jóvenes y de los esfuerzos que están realizando la sociedad por eliminar estas desigualdades?

Sean cual sean las respuestas, quisimos reflexionar sobre este particular porque hacerse estas preguntas nos ayudan a ser conscientes, de dudar de la realidad que se nos presenta, de incomodarnos con esta realidad y de aspirar a construir una mejor sociedad, por eso se vale soñar más mujeres en la escena musical.

.

Comentarios

comentarios

8 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Carlos fernando Rivera Peña

    Estimadas señoras, sólo a manera de información y que creo desconocen por completo; de los integrantes de la agrupación “Gremao” de la cual ustedes hacen alusión, y de la cual vale decir que es una excelente agrupación de gran nivel musical, se debe decir que de los integrantes de esta agrupación, dos de sus esposas son también músicos y no cualquier músico, al contrario, han representado y han ganado los premios más importantes de música colombiana.

    A las creadoras de este artículo quisiera recomendarles mayor documentación e investigación antes de emitir conceptos apresurados y quizá tal vez erróneos.

    Gracias por disfrutar de nuestra música colombiana.

  2. Enrique Mesa

    Apreciadas periodistas Laura Badillo y Damary Martínez.
    Me parece que desconocen bastante de este certamen y pienso que es algo irresponsable por parte de ustedes, realizar estas criticas sin haber estado los tres días (o al menos dos), sin conocer el trasfondo de este certamen y sin interactuar con la gente que asiste a el Festivalito Ruitoqueño. La participación femenina en este festival es abundante y en algunas versiones anteriores ha superado el numero de hombres participantes. A la pregunta ¿Dónde están las mujeres en el Festivalito Ritoqueño? le puedo decir que están en la organización, en el público, están como artistas en tarima (los otros dos días que no fueron) y también están presentes como apoyo permanente.
    Tal vez, en su corta manera de ver las cosas, solo pudo apreciar lo que quería o lo que le servía para escribir esta critica. Esta situación en el periodismo de nuestro país es muy frecuente y por esta razón cada vez creo menos en estas posiciones bastante sesgadas y que son muy poco objetivas.
    Ya que tienen el poder de la escritura y pretenden tener un ojo critico y mente de periodísta, les recomiendo antes de criticar o lanzar estas opiniones, hagan el ejercicio de interactuar con la gente, conocer mas a fondo el festival y su organización, compartir con los protagonistas de este evento y disfrutar sin ese lupa polarizada con al que escribieron esto.

  3. Antonio

    Es evidente que el evento es abierto, sin discriminaciones de ninguna clase. Si hubo menos mujeres cantando o tocando es porque simplemente no se presentaron al evento, no porque las hayan rechazado, que es en el fondo lo que insinúan dichas venerables activistas. Juzgan y condenan un hecho que jamás sucedió. Puro subjetivismo ideologizado hasta el extremo de la amargura. Estas perceptivas quejas suenan ya a acoso y da como miedo organizar cualquier acto cultural. De los ventarrones del olvido construiré mi choza de paja/ para desfilar por el tiempo mi lamento eterno.

  4. Sergio

    Respetuosamente empezare por decir que “todo argumento fuera de contexto no es otra cosa que un pretexto” y es que en realidad eso es lo que parece este artículo, una simple opinión personal que dista mucho de la realidad del Festivalito Ruitoqueño y que pretende a partir de una frase de una canción y el nombre de un grupo musical justificar y argumentar un pensamiento individual y a su paso manchar el nombre de un evento cultural que nunca ha excluido del mismo a una mujer por el hecho de ser mujer ni a ninguna otra persona por ninguna otra razón.

    Ningún festival en el país es tan abierto a toda clase de participantes y manifestaciones artisticas, ya que en el festivalito podemos ver intérpretes de diversas edades, como por ejemplo este año que participo una niña de apenas 6 años junto a otros músicos que ya pasan de los 60, participan tanto hombres como mujeres sin importar raza o creencia, y además en ningún otro festival del país se pueden ver y escuchar intérpretes de tan variados géneros musicales que van desde el pasillo hasta el bullerengue, pasando por la cumbia, el bambuco, el vallenato, el porro, y muchos otros que hacen parte del riquísimo folclor colombiano en diversos formatos como tríos de cuerdas, bandas de vientos, tunas, coros, estudiantinas, ensambles y muchos otros.

    Todo lo anterior para decirles muy respetuosamente a las mujeres autoras de este artículo que antes de escribir este tipo de notas periodísticas es mejor informarse y documentare para no incurrir en la desinformación de sus lectores, y es que yo me pregunto ¿dónde estaban ustedes justo antes de la presentación del grupo Gremao?, y me refiero a ellos ya que ustedes lo nombran en su artículo, lo pregunto porque justo antes de ellos se presentó un grupo llamado “MAJEMBRA” conformado única y exclusivamente por mujeres que interpretaron música del caribe colombiano, y también el coro de la UPB, que es muy pero muy diferente a una Tuna, que como ya lo dijeron en un comentario anterior tiene predominancia femenina, y así muchos otros grupos que se presentaron e lo largo de los tres días, y ya que ustedes solo fueron un par de horas del ultimo día y por lo visto observando solo lo que querían o necesitaban para justificar su artículo les solicito encarecidamente que antes de publicar esta clase de escritos procuren informarse, pregunten, lean, observen con detenimiento y sean objetivas, porque como periodistas que tienen en sus líneas el poder de informar y construir país terminan es desinformando y destruyendo la imagen de un evento tan especial como lo es el Festivalito Ruitoqueño.

    Al festivalito y a sus organizadores un abrazo gigante todo mi respeto y mi voz de animo para seguir adelante en tan valiosa labor.

  5. Damary Martínez

    Sólo para precisar dejaré este enlace para quien el tema le interese:

    http://www.unmultimedia.org/radio/spanish/2015/08/en-la-cultura-la-mujer-todavia-es-discriminada-denuncia-la-unesco/#.VdjKVJcXE8J

    Saludos!

    1. Sergio

      El periodismo nos invita a ser objetivos e investigar antes de publicar, respetadas periodistas si su idea era hacer una piblicacion apoyada en el articulo del link que acaban de compartir deberian haber hecho un articulo general y no particular refiriendose al festivalito. les comparto a travez del siguiente link las cifras de participacion femenina en la version XXV del Festivalito Ruitoqueño:

      http://fundacionarmonia.co/las-mujeres-brillaron-en-el-festivalito-ruitoqueno/

      y me permito citar

      ” orgullosamente podemos ver que de 66 agrupaciones que se presentaron, 42 tenían en sus integrantes una cuota femenina. El 66% de participación es un resultado bastante alentador e importante en términos de igualdad de género.
      Este año en particular, contamos con la participación de grande mujeres solistas de un gran nivel. Andry Yesenia, Idanis Paola, Silvia Viviana, María Cristina, Paula Margarita, el Dueto Andaluza; niñas como Alejandra, Helen Saray, María Alejandra, Jimena, Juanita y ni qué decir de esos grandes grupos conformados únicamente por mujeres como Majembra.

      Estos nombres se quedan cortos para hablar del gran talento de las mujeres en Santander. ”

      “En esta oportunidad, 224 jovencitas se presentaron frente al respetable público de quienes asisten a la finca Villa Leo, y números como ese dan la tranquilidad de saber que se va por un buen camino para que las mujeres sean cada vez más protagonistas.”

      Las invito nuevamente a que antes de desinformar se preocupen por investigar para que al momento de publicar logren informar con veracidad

  6. Alberto

    Investigar primero hablar después. No se puede “invitar a la reflexión” levantando primero el dedo acusador con prejuicios adoquinados, y luego exigir que se reflexione, así nadie acepta ninguna reflexión. El escrito parte de una idea falsa y en el texto se encuentra de manera “invisible” pero latente. Es algo así como afirmar sin afirmar que “los organizadores se reunieron desde un principio con la mala intención, con el machismo exacerbado, la inquina, la mala fe, de no dejar participar a las mujeres” Tamaño despropósito nadie se le ocurre una cosa así, menos en este festival de música colombiana cuyo principal personaje no son, ni las mujeres ni los hombres, sino la música de nuestra tierra.
    Mucho tacto y sensibilidad les faltó a estas respetables señoras, sin experiencia ni conocimiento en el trabajo del periodismo. Consiguieron eso sí, que no me interesara en esas cosas del género, que de pronto pueden ser interesantes como todas las cosas del “ser humano y la sera humana”.

  7. Miguel Santander

    A mi parecer, las autoras del artículo ni demeritan al Festivalito, ni a los y las participantes y mucho menos a los organizadores, por el contrario exaltan la calidad del evento, las calidades artísticas, el trabajo, el esfuerzo y el talento en las interpretaciones musicales; eso si, les faltó que hubieran asistido los tres dias, a lo mejor, hubieran contado mas cosas; muy válida su reflexión, nuestra sociedad es pródiga en desigualdades para las mujeres; ojalá los lectores del blog no se queden viendo una crítica, que no existe, y mas bien analicen si está bien que sigamos viviendo en una sociedad excluyete; y les cuento, yo nunca he ido al Festivalito Ruitoqueño y les prometo que haré todo lo posible por asistir el próximo, me motivó el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*