«

Jun 04

Rompiendo paradigmas en la comunicación

Cuantos de nosotros no hemos retirado nuestra “amistad” en redes sociales con personas que “conocemos” simplemente por sus comentarios en cuanto a “temas sensibles” como política, sexo, diversidad, maternidad, etc…

Es cierto hoy en día cualquier tema es posible factor de iniciar una discusión o polémica, pues hasta los temas más triviales generan hoy pasiones en las personas. Será por exceso de acceso a la información? O porque simplemente no escuchamos?

Estudios muestran que los adolescentes hoy en día envían más de 100 textos al día, lo cual es el primer indicio de nuestro futuro en donde la capacidad de comunicarse y hablar en publico va a ser una de las habilidades menos desarrolladas en los estudiantes y uno de los retos más importantes para los educadores.

Cuentas veces no hemos oído estos consejos para una mejor comunicación:

  • Ver a la persona a los ojos.
  • Iniciar la conversación con un tema “rompe hielos”.
  • Tener una lista de temas para discutir con anticipación.
  • Sonreír.
  • Asentir con la cabeza para darle a entender a la persona que se está entendiendo lo que dice.
  • Repetir lo que la otra personas dijo para recopilar las ideas y demostrar que está entendiendo.

Pero la realidad es que estos consejos a pesar de ser útiles, están desactualizados y necesitan su nueva versión ajustada a un mundo en donde la gente se comunica más en textos o emails que personalmente. Es por esto que para una mejor comunicación recomendamos:

-Estar presente, es decir estar 100% metidos en la conversación, no estar más pendiente del señor de al lado, el chat con los amigos o la reunión que tienes más tarde.

– Inicia cada charla con la actitud de querer aprender algo nuevo y de querer sacar algo provechoso de la conversación . Esto te abrirá la mente a la escucha y a entender los puntos de vista de los demás.

-Ve con el flujo de la conversación, si se tiene una pregunta en la mitad de la charla, hazla de una vez pues de lo contrario vas a durar el resto de la conversación pensando en la pregunta (para que no se te olvide) y vas a dejar de prestar atención a lo que dicen.

– Usa preguntas abiertas en vez de selección multiple, es decir evita preguntas donde la respuesta sea si o no, en cambio usa preguntas que inciten al dialogo. Por ejemplo, en vez de preguntar ¿te gustó el almuerzo? (en este caso la respuesta es si o no), podrías preguntar ¿Cómo te pareció el almuerzo? En este caso la persona puede decir rico, feo, salado, dulce, poquito, mucho, etc…. Abriendo el espectro de la conversación.

-Recuerda que no tienes que ser experto en todos los temas, si no sabes algo simplemente di que no lo sabes y apuntalo mentalmente en tu lista de pendientes por investigar y leer.

– Ser conciso. Una conversación debe ser lo suficientemente corta para retener la atención pero lo larga suficiente para expresar la idea completa.

– Escuchar con la intención de entender no de responder. Las personas hablamos en promedio 500 palabras por minuto y solo podemos escuchar 250 palabras por minuto, es decir que por más que estemos 100% en la conversación hay cosas que se nos van a escapar, así que procura que tu mente no se quede estancada pensando en las otras 250 palabras que no alcanzó a procesar sino que por el contrario sigue el flujo de la conversación para seguir escuchando el resto de la idea.

Es por esto que les recomendamos, salir, iniciar conversaciones, escuchar a las personas y estar dispuestos a ser sorprendidos por los demás.

Mena Gonzalez

Consultora de Imagen y Marca Personal

www.ProPersonalBrand.com

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*