«

»

Sep 20

Deftones – Leathers: ‘belleza y agresión despiadada’

 

La típica formula del Nu Metal de los 90’s terminó ese invierno de 1999. Las bandas nacidas años anteriores vieron en ese estilo de rapeado-grito-voz limpia la forma de llegar a la juventud masificada en pantalones anchos, zapatos Adidas y gorras gigantes.

Afortunadamente DEFTONES tenía un as bajo la manga.

Cuando a finales del año ’99, la banda se encierra junto con su productor y amigo Terry Date (considerado por muchos el sexto integrante de la banda), todos pensaron de que aparecería un Around the Fur 2, el disco que los había llevado a la cima de la creciente escena aggro o nu metalera , aparecen con magnánimo larga duración llamado White Pony donde se movían a lo largo de doce canciones cómodamente por paisajes sonoros increíblemente pesados y densos, a su vez de una belleza exuberante, cargada de emociones oscuras y pasiones sombrías.

Pero ¿Por qué regresar en el tiempo 12 años para hablar de un promocional recién salido del horno?

Chino Moreno y compañía ya han pasado por las duras y las maduras, con ello, la banda ha alcanzado una madurez y potencia difícil de alcanzar por otra banda con más 20 años de vigencia.

Los de Sacramento se ponen a prueba, se salen de su zona cómoda y sin pretensiones le dan una patada a cualquier banda de rock alternativo del momento. Eso mismo demuestra con su séptimo disco de estudio titulado Koi No Yokan y de la mano de Nick Raskulinecz (Rush, Foo Fighters, Alice in Chains) producen quizá uno de los discos más lucidos de la última década.

En una reciente entrevista, Frank Delgado, encargado de los teclados y sintetizadores de la banda, comentaba que el disco estaba lleno de altibajos de esa agresividad que los caracteriza, mezclado perfectamente con la versatilidad de la voz de Moreno, alcanzando puntos de climax en muchos de los momentos de este larga duración.

Leathers, primer promocional de Koi No Yokan (ni siquiera como sencillo, sino como promoción de antesala de su primer single, llamado Tempest, que saldría el próximo 9 de Octubre) es una canción que matiza equilibradamente esa descripción de “una belleza y una agresión despiadada” y demuestran porque luego de más de dos décadas se mantienen a la vanguardia del metal alternativo mundial.

 

La canción se mueve por atmosferas muy diferentes, una introducción muy lejana de todo lo que sucederá a continuación, riffs de guitarra 8 cuerdas de Carpenter que recuerdan en momentos a los suecos de Meshuggah, mientras la voz de Chino se desgarra a gritos para entrar a un verso tan ‘cabezeable’ como sea soñable es logrado gracias al descenso del tiempo de Abe Cunnigham (batería).

Sergio Vega, haciendo honor de la posición del gran Chi Cheng, lleva el bajo a otros niveles y demuestra más porqué está en el lugar en el que está. Los sintetizadores son enfermizos a lo largo de los 4 minutos de canción, como una pesadilla dentro de un juego de video infantil, haciendo que la canción pase por una oscuridad densa y un trance pesado de digerir.

Es imposible generalizar como sonará Koi No Yokan, pero algo que si es cierto es que estos tipos volvieron. Su predecesor, Diamond Eyes (2010, Reprise Records), fue un éxito comercial que los volvió a poner en el ojo de la crítica, la cual se había abalanzado contra ellos luego del fracaso en cifras del Saturday Night Wrist (2006, Maverick), y quizá fue la transición perfecta entre la tragedia inevitable de un compañero caído y de un futuro lleno promesas que se van a cumplir.

DEFTONES para rato, señores.

 

Koi No Yokan saldrá a la luz el martes 13 de Noviembre vía Warner Bros music 

 

Hablemos de música ¿Por qué no?

@Luisch

Comentarios

1 comentario

  1. giovanni
    Más que discutir si el grupo era o no era lo esperado, mi comentarios es para felicitarlo y desearle éxitos en este trabajo. Vale, por hace público sus saber y contribuir a orientar a aquellos que sólo escuchan música, por pasar un rato. Abrazos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*