»

Mar 20

La moda y el cuerpo

Marilyn Monroe, la rubia californiana más famosa de la televisión de todos los tiempos tenía muy claro que su imagen era lo que la haría triunfar: “No quiero hacer dinero. Yo sólo quiero ser maravillosa”. Imagen tomada de internet / VANGUARDIA.COM

Marilyn Monroe, la rubia californiana más famosa de la televisión de todos los tiempos tenía muy claro que su imagen era la clave para triunfar: “No quiero hacer dinero. Yo sólo quiero ser maravillosa”. Imagen tomada de internet / VANGUARDIA.COM

Cuando hablamos de moda muchas mujeres nos imaginamos de inmediato prendas excéntricas colgadas de las estilizadas siluetas de modelos que figuran en las portadas o páginas interiores de las revistas de glamour, pero ese concepto tiene que cambiar.

Antes que nada es fundamental que todas entendamos que ni siquiera las protagonistas de esas hermosas fotografías tienen esos cuerpos: antinaturales, poco saludables y bastante lejanos del concepto de sensualidad. Con esto no digo que quienes sean delgadas por naturaleza no sean sexys, por supuesto que sí, lo que quiero resaltar es que esos no son los prototipos por los que debemos guiar nuestras preferencias a la hora de escoger qué ponernos.

Las tendencias que dicta la moda son una cosa, y por supuesto es recomendable -aunque no imperativo- tener en cuenta lo que ofrece cada temporada para no quedarnos atrás, sin embargo, lo que prima a la hora de escoger lo que nos vamos a poner debe ser nuestra propia personalidad.

Desde mi punto de vista no hay nada peor que el caminar torcido e incómodo de una mujer que se monta en unos zapatos de tacón altísimo y no los sabe manejar, o la mirada indiscreta que genera una minifalda en alguien que no sabe usarla y ni hablar de los escotes exagerados en lugares inapropiados.

A la hora de vestir lo que prima es la comodidad. Es de vital importancia que las mujeres sepamos con qué nos sentimos mejor, qué tipo de zapatos y atuendos nos hacen sentir hermosas cuando los tenemos puestos y nos permiten fluir con armonía. Esto aumenta nuestra autoestima y nos permite reflejar esa seguridad en todos los lugares a donde vamos. En el caso de la moda sentirse bien es verse bien.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*