«

Mar 30

Matar a Jesús, una venganza posible

Recordar cómo mataron a Jesús de Nazaret, el hijo del Dios católico, es una de las actividades claves de la llamada Semana Santa en Colombia. Sin embargo, les propongo una variante: ver Matar a Jesús (2018) en cine. No necesariamente en la tradicional versión de Franco Zeffirelli si no en la contemporánea de la colombiana Laura Mora, en la que se pone en juego la posibilidad de una venganza mortal, en manos de una joven de 22 años aturdida por el asesinato de su padre.

 

 

Esta es una clara historia donde la lucha de Paula, la protagonista, es contra uno de los rivales más fuertes que puede encontrar un héroe. No se trata de enfrentar una fuerza sobrenatural de un Dios que juega con su destino como en la mitología Griega, o de sortear desastres de la naturaleza que pueden acabar con su entorno. Es algo más fuerte que pelear contra una sociedad ciega y violenta o contra el mismo asesino de su padre a quien la joven identificó desde el mismo momento en que sucedió el ataque.

Es una confrontación contra ella misma, es un dilema ético mediado por la pasión, la sangre caliente pero también por la nobleza y la educación que recibió precisamente de su interesante, culto y querido padre.

 

PAULA es Natasha Jaramillo, JESÚS es Giovanny Rodríguez

 

¿Matará Paula a Jesús, el joven sicario que accionó el arma contra su papá y a quien ella ha podido acercarse, conocer su familia, sus amigos y sus limitaciones emocionales? obviamente no lo sabremos hasta que las luces del cine se apaguen y dejen de mostrarnos ese descenso de la heroína herida hasta el infierno de las comunas abandonadas y salvajes de la potente Medellín de los años 80. Un terreno sólo comparable con el mismo averno que le hierve y no se termina de consumir.

Los actores naturales deben asumir en sus personajes, la violencia, la ingenuidad, el afecto, el odio y la compasión que se genera en una situación como la vivida por Paula. No es fácil y ustedes como espectadores sentirán si lo logran o no y si la intensidad con que se narra es lo suficientemente emotiva , incluso si se excedió en planos cerrados con movimiento. Lo que no se puede ocultar es que está realizada con la estética y el amor oscuro de las películas del gran director Víctor Gaviria.

 

 

Matar a Jesús, es un intento artístico por terminar de una vez por todas el duelo de la directora, quien tomó la muerte de su propio padre para inspirar esta aventura cinematográfica. Una película que podría caber por su título dentro de las actividades de la “Semana de pasión” como un ejercicio de reconocimiento de los dilemas internos a los que nos podríamos enfrentar en situaciones extremas como presenciar el asesinato de un ser querido y la posibilidad de eliminar de un balazo a quien lo hizo.

 

 

 

 

 

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*