«

»

Abr 13

ROA, todos fuimos víctimas un 9 de abril

El 9 de abril de 2013, miles de colombianos salieron a marchar para apoyar los diálogos entre el grupo guerrillero Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y el gobierno nacional, otros recordaron las víctimas de la guerra interna en nuestro país y otros fueron al estreno de la película ROA del director caleño Andrés Baiz 2013, basada en el libro El crimen del siglo que trata sobre el asesinato del líder liberal Jorge Eliecer Gaitán, un 9 de abril de 1948.

 

525189_522705224442461_1471022362_n

 

Eventos que aunque distintos en sus manifestaciones tienen una raíz común: el conflicto armado que vive Colombia, cuyo detonante fue prácticamente el magnicidio de Gaitán, hace más de 60 años, quien encarnaba al hombre de pueblo que pudo educarse en el exterior y regresar para enfrentar a los que detentaban el poder sin importar la filiación política, de por si él era disidente del liberalismo para las elecciones presidenciales.

Andrés Baiz, el mismo director de La cara oculta y Satanás, películas de alto nivel, nos presenta una obra de ficción que narra  el asesinato de Gaitán desde el punto de vista del supuesto asesino Juan Roa Sierra. Digo supuesto, porque ese es uno de los puntos de giro que me gusta de ROA, un poco como la película JFK de Oliver Stone 1991, donde el ex fiscal Garrison argumenta que el asesinato del presidente de los Estados Unidos Jhon Fitzgerald Kenedy no fue obra de un solo hombre obsesionado con el líder si no de un grupo “variopinto” de delincuentes, molestos por la idea de perder poder político y económico.

 

Kevin Kostner como el ex fiscal Garrison

Kevin Kostner como el ex fiscal Garrison

 

ROA, tiene por subtítulo, “Los perdedores también escriben la historia”;  Jugando al publicista yo pondría “todos fuimos víctimas” pues ese hecho real no solo detonó una asonada nacional llamada el Bogotazo si no que engendró otros procesos de violencia partidista pues muchos liberales, campesinos en su mayoría, tuvieron que formar grupos al margen de la ley para defenderse de los “chulavitas” encargados de perseguirlos, según varios testimonios, con la indiferencia o complicidad estatal y de la iglesia católica, .

De la película todavía tengo presente la mirada del actor que la protagonizó, Mauricio Puentes, quien como anécdota bajó 30 kilos para interpretar a Juan Roa Sierra. Su mirada me genera, tristeza pues es de ilusión de esperanza sin saber que hay hilos muy poderosos que lo amarrarán a la violencia. Aunque no es un actor de televisión conocido si no de teatro fue el que más me llamó la atención por la forma como lleva el personaje en sus cambios de ánimo hasta el desenlace final.

 

Mauricio Puentes, como Juan Roa Sierra en ROA

Mauricio Puentes, como Juan Roa Sierra en ROA

 

Catalina Sandino es la noble esposa de ROA, una bella actriz que estuvo sentada en una ceremonia de los premios Oscar nominada por la película María llena eres de gracia. Simple en su interpretación, pero con ´gancho´ internacional.

La selección de Santiago Rodríguez como Gaitán estoy seguro que dividirá la opinión de los espectadores pues es difícil separarlo de su rol de ´mamador de gallo’  en televisión, tanto como actor como presentador. Su voz es similar a la de Gaitán, se nota trabajo por imitarla pero le sale con un pequeño tono de ´payaso´ y la trasformación de su cara también tiene esfuerzo aunque la contextura de “el indio” era más baja. Me ubico en el lado de los que no sentimos la dimensión del líder político, la fuerza de su oratoria, su importancia y su ´hechizo´ con la gente.

 

Santiago Rodríguez como Gaitán en ROA

Santiago Rodríguez como Gaitán en ROA

 

Gracias al arte de la película nos trasladamos a la Bogotá de mitad del siglo XX, no tan gris como las fotos a blanco y negro que existen, si no una muy limpia, con colores pasteles de día y neón en la noche, con tranvías, carros negros, grandes y elegantes, con paredes llenas de carteles que anuncian maravillosos espectáculos artísticos, otros como corridas de toros y por supuesto eventos políticos donde el candidato más opcionado a la presidencia del país Jorge Eliecer Gaitán está de perfil con el puño alzado reclamando la victoria del pueblo.

El ´índio´ como lo llamaban despectivamente, abogado de profesión, tuvo casos que todavía no olvida mi abuelo materno Luis Barajas,  como el de un joven ladrón al que logró reducir la pena pues alegó que la sociedad y el estado tenía un alto grado de culpabilidad, al no darle oportunidades de trabajo. Sonríe mi abuelo de 97 años, quien es uno de los miles que salió de su pueblo para Bucaramanga en 1949, cuando intentaron hacerle comer la corbata roja que exhibía con orgullo liberal.

 

Jorge Eliecer Gaitán, 1902- 1948

Jorge Eliecer Gaitán, 1902- 1948

 

Después del golpe de estado que da el general Rojas Pinilla en 1953 para tumbar al conservador Laureano Gómez, viene la desmovilización de los alzados en armas pero sus líderes  fueron asesinados en la ciudad lo que dio paso a un resurgimiento de las guerrillas con orientación comunista que todavía después de 60 años siguen dando guerra.

Es decir, las marchas por el proceso de ´paz´ con las FARC, el recuerdo de las víctimas y el estreno de la película ROA un 9 de abril, no son hechos aislados, obedecen a una ilusión colectiva, a la esperanza de que tengamos un país, dinámico, festivo, pujante, equitativo, respetuoso, sin violencia y justo, solo espero que nuestra mirada no se parezca a la del Juan Roa Sierra de la película.

 

 

 

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*