«

»

Nov 03

Sandy sacó a flote La tormenta perfecta

El huracán Sandy azotó de tal manera a los habitantes de las islas caribeñas y de la costa Este norteamericana a finales de octubre de 2012 que los medios no dudaron en llamarlo La Tormenta perfecta, igual que la película dirigida por Wolfgang Petersen 2000, la cual considero como una de las más detestables.

 

             La razón de mi molestia con el film es que rinde un homenaje inmerecido a la codicia.

Sucede que el capitán Billy Thyne, interpretado por George Clooney, tiene unas coordenadas donde se presume hay la mayor cantidad de atunes y peces espada que jamás han pescado pero para llegar allá necesita una tripulación arriesgada puesto que es una zona de alta peligrosidad por el paso de huracanes.

Thyne logra convencer a unos pescadores que después de este viaje serán muy ricos, a pesar que sus vidas estarán en peligro.

 

George Clooney en La tormenta perfecta

 

Al comienzo de la aventura no saben que se están formando dos corrientes de aire adversas que confluirán en Flemish cap, sitio a donde se dirigen, produciendo lluvias y un oleaje insuperable.

El barco Andrea Gail, en cual se basa The perfect storm, partió en la vida real el 24 de octubre de 1991 y naufragó el 31 de ese mes por unas condiciones climáticas similares a las que vimos este año con Sandy. Según los registros se llegó a crear una ola de 30 metros que en la película es la que se encuentra el pesquero.

La cuestión es que las bodegas del Andre Gail estaban casi llenas antes de meterse a la tormenta pero el capitán insiste que la gloria los espera, que piensen en lo que harán con las riquezas si completan la capacidad del barco y aunque algunos, ya enterados de lo que venía, se niegan a arriesgar sus vidas, la mayoría sigue al ambicioso capitán Thyne.

 

 

¡Al final se le rinde homenaje a estos que consideran ´héroes´!.

Lástima, y es más doloroso para mi, porque este director de cine alemán se volvió uno de mis favoritos desde que vi Enemigo mío en 1985, donde un par de combatientes de planetas, idiomas y costumbres distintas les toca enfrentar un ´enemigo´ más fuerte que ellos lo que los lleva a cooperar y finalmente a entenderse.

Petersen ya había dirigido Das boot, El submarino, nominada en 1982 a mejor guión original y mejor película en los premios Oscar. Me encantó por el suspenso claustrofóbico al interior de un submarino alemán que tiene que eludir los ataques aliados en la segunda guerra mundial. Acá sorprende ver a jóvenes soldados nazis extrañando a sus familias o novias, quienes enfrentan una guerra que está más allá de su sentir.

Seis años después de dirigir La Tormenta perfecta, le encomiendan, quizás por esos dos antecedentes, hacer el remake de la película Poseidón 2006 que ya había sido exitosa en su versión original, dándole vuelta a un trasatllántico que iba de Nueva York a Atenas el cuál curiosamente es sorprendido, como el Andrea Gail, por una ola gigante. Sus ocupantes sobreviven por una burbuja que se forma pero deben llegar a la superficie de  ese gran barco que está al revés. La copia (remake) no fue aclamada.

 

La aventura del Poseidón 1973, Protagonistas: Gene Hackman, Ernest Borgnine. Referente del cine de catástrofes

 

Todos los años en el mes de octubre, se forman grandes temporales en el Caribe que terminan en las costas del golfo de México y Estados Unidos. Viví uno en octubre de 1996 en Cuba cuando realizaba un taller de géneros periodísticos en la Escuela Internacional de Cine y Televisión EICTV, se llamaba Lili y aunque no tenía la fuerza de Sandy si generó estragos en la región central de la isla.

Estuvimos en un sótano la noche en que Lili pasó silbando y a la mañana siguiente vimos los efectos devastadores en la vegetación aunque la infraestructura del lugar no sufrió mayores daños. Lo que me sorprendió fue la organización que evitó la muerte de gran cantidad de personas, cada cubano sabía lo que tenía que hacer con semanas de anticipación y durante el paso del huracán nos orientaron permanentemente ,  eso se me acerca más al concepto de heroísmo que el de la Tormenta perfecta.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*