«

»

Jun 24

El objeto de mi afecto

La moda ahora es que la gente ande en restaurantes, cafés, centros comerciales y demás lugares con la cabeza enterrada en el teléfono celular. 

Los veo de regreso a casa, cuando voy camino a la oficina, mientras hago las compras, en cualquier lugar, ahí siempre habrá al menos más de 20 personas haciendo lo mismo: concentradas en su dispositivo móvil. Es la fiebre de la digitalización, es la época.

La gente tiende a culpar a Internet y a las nuevas herramientas tecnológicas del ensimismamiento que vivimos a diario frente a las redes sociales y a la misma convergencia digital. Los abuelos dicen que los parques y las calles están vacíos porque ahora los “pelaítos” prefieren estar jugando en frente de una consola o en un computador todo el resto de la tarde, que salir a tomar aire fresco.

Cuántas veces he escuchado las historias de las amigas de mis primas, que cuando se van de paseo a la finca, los hijos necesitan del televisor y el dispositivo móvil para distraerse, porque sino “van es aburrirse sin nada qué hacer”. ¿Es esto cierto?

Además del hermoso paisaje de campo, de levantarse temprano para montar a caballo, caminar hasta el río u ordeñar a las vacas…A qué va uno a la finca, si no es a desconectarse de la cotidianidad y del ajetreo de la ciudad. Bueno, es que yo soy de otra generación y eso es lo que haría.

El tema de la cibercultura y de las nuevas tendencias de la Red han provocado en los niños y adolescentes esa necesidad de estar conectados todo el tiempo a Internet. Sin embargo, aquí la tarea titanica es de los padres de familia, quienes deben enseñarles que si bien la tecnología está para suplir ciertas tareas y necesidades, no es indispensable ni necesaria para vivir. También se puede estar sin ella y no morirse.

Porque es que las tecnologías están para revolucionar al mundo en todas sus áreas e indiscutiblemente durante el último siglo ya pareciera ser inherente a nuestra realidad, pero hasta ahora no es todo lo que tenemos ni todo lo que necesitamos.

 

Eliana Álvarez Ríos
Coordinadora de contenidos
Corporación Colombia Digital 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*