«

»

Jul 10

¿Somos conscientes de nuestras decisiones de consumo?

A lo largo del tiempo han sido muchas las técnicas de mercadeo que se han implementado para intentar cautivar a las personas respecto al uso de uno u otro producto. En ese ir y venir los especialistas en materia de marketing han entendido que de la misma manera en que las personas evolucionan, también deben hacerlo las herramientas y estrategias de penetración, ya que el usuario es cada vez más inteligente, sabe que la intención de la publicidad es netamente orientada a las ventas y es consciente de lo que hacen las grandes marcas para motivarlos al consumo.

Pero, ¿realmente somos conscientes?

Es cierto que en la actualidad los usuarios son más difíciles de convencer respecto a usar un producto, son más reacios a la publicidad y ante todo son menos fieles a las marcas, ya que están en una constante búsqueda de mejor calidad, servicio y precios que se ajusten a sus posibilidades. Sin embargo esto no ha sido un obstáculo para las grandes mentes del mercadeo, quienes han ido encontrando la ruta adecuada para conseguir sus objetivos, y en esto la tecnología ha sido una gran aliada.

Por una parte podemos hablar del neuromarketing, una técnica que consiste en aplicar la neurociencia en estudios de mercadeo con el fin de identificar los estímulos que se generan en las personas cuando tienen contacto con un producto o con la publicidad. De ese modo es posible saber cuáles son los niveles de atención de la persona respecto a lo que ve, qué le genera más o menor impacto, cómo reacciona ante lo que ve, si le gusta o no, etc.

Según el Director de estrategia de marca e investigación en Movéo Integrated Marketing, Kevin Randall, el neuromarketing es: “la práctica de usar tecnología para medir la actividad cerebral en los consumidores para utilizar esa información en el desarrollo de productos y comunicaciones”.

Esta es una herramienta de mercadeo que ofrece un volumen de información amplio y que permite tomar decisiones comerciales antes de aventurarse a lanzar o no una nueva marca. En el caso de los anuncios publicitarios y spots, el neuromarketing permite que las empresas sepan de manera comprobada cuáles son las escenas, imágenes y momentos que más estímulos generan en las personas, esto puede desenlazar en que se omiten o dejen ciertos fragmentos del video. Sin duda alguna resulta ser una gran oportunidad para identificar de antemano el éxito que puede tener una empresa y sus productos.

 

NeuromarketingLa tecnología es una de las mejores aliadas que el marketing puede tener, no solo desde el mercadeo digital, redes sociales y demás. Vincular equipos que normalmente son usados con fines médicos al servicio de los estudios de consumo, ha permitido que se avance en los modos ya no solo de comercializar, sino incluso de diseñar un producto.

Dicho esto, es importante que nos preguntemos hasta qué punto somos totalmente conscientes de la toma de decisiones a la hora de comprar un producto. Es cierto que es un proceso mental que es traducido en acciones luego de que consideremos los pros y contras de adquirir algo, sin embargo ese tipo de abstracciones de hecho son tenidas en cuenta por las empresas mucho antes de que se ponga el elemento en un estante.

Cada producto es pensado en un tipo de comprador específico, del cual se crea un perfil de consumidor, con necesidades y gustos, y si bien no todas las personas son iguales, también es cierto que existen ciertos tipos de personalidad de comprador que han sido y son analizados desde diferentes herramientas con el fin de saber cómo venderlos de una manera más rápida y sencilla, casi que evitando esos cuestionamientos de las ventajas y desventajas.

El neuromarketing permite que las empresas y especialistas del mercadeo vayan un paso adelante en los procesos de compra, y en esa medida es importante decir que como usuarios nuestras decisiones de compra están sesgadas de antemano por las marcas a partir de diversos recursos y mecanismos que han trascendido de la publicidad tradicional en la que se muestran las bondades de un producto. Ahora el tema es más personalizado, está atado a lo que despierta en las personas, a los estímulos, a las respuestas, etc., es casi como si el producto viniera hecho por y para nosotros, con las características exactas para que no nos neguemos a comprarlos, para que no nos neguemos a volver a consumirlos.

El neuromarketing no es la única técnica mediante la cual las grandes empresas han estado trabajando para conocer más al usuario y saber cómo de una u otra forma influenciar sobre lo que consumen, a través del marketing digital también se realizan múltiples pruebas, estudios y análisis en tiempo real con el fin de saber qué es lo que más mueve a las personas en sus plataformas sociales; un ejemplo de esto es el reciente estudio que implementó Facebook analizando el comportamiento de sus usuarios y probando cómo respondían estos tras ver ciertos tipos de contenidos en su feed de noticias.

En la era digital, los usuarios 2.0 pasaron de ser pasivos a proactivos y prosumidores de información, ante ese nuevo panorama, las marcas han desplegado diversas técnicas de acercamiento a sus públicos objetivos para afianzar sus relaciones como clientes, y el neuromarketing de la mano de la convergencia digital es una de ellas.

 

 *Imagen tomada de http://esic.edu/actualidad/curso-intensivo-neuromarketing-para-la-innovacion/ 

 

Cristhian Herrera
Community Manager – Comunicador Social y Periodista
Corporación Colombia Digital

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*