«

»

May 06

¿Qué pasa con el ocio digital?

videojuego

Cuando se habla de ocio se hace referencia  al tiempo que se dedica a realizar actividades diferentes a las que se acostumbran y uno de los componentes que hacen de estos espacios algo mucho más atractivo en las nuevas generaciones son los videojuegos, esos programas informáticos interactivos destinados al entretenimiento que permite al usuario disfrutar de experiencias que, en muchos casos, no podrían vivirse en la realidad.

Lo curioso de esa interrelación ocio – digital, es que se comprueba una teoría del imaginario colectivo y que no ha sido demostrada científicamente, en lo que tiene que ver con el famoso chip que traen los niños para accesar con facilidad a todo lo referente con las TIC. De alguna forma, en el ADN de nuestros niños y jóvenes aparece la necesidad de divertirse, pero también la facilidad de hacerlo con ayuda de las nuevas tecnologías; lo que constituye como eje central al juego digital como recurso de ocupación y aprovechamiento de sus tiempos libres.

En este contexto, los videosjuegos se definen como espacios lúdicos y de  ocio, además de convertirse en una posibilidad de desarrollo para los nativos digitales. Es indudable que para los menores, el ocio del siglo XXI pasa por lo digital, dejando cada vez un espacio menor a los juguetes y los juegos tradicionales. Los juguetes pueden cambiar, evolucionar y dimensionarse en diferentes opciones, sin embargo, la necesidad de los nuevos jugadores evidencian la inclusión de la evolución tecnológica a su mentalidad y por ende su aporte a nuevas vías para conseguir entretenimiento particular o en comunidad.

Bueno, hasta este momento todo podría ser normal, pero si es evidente que el ocio digital genera una percepción dual frente al mundo de los adultos y su relación con el mundo de lo digital, ya que las generaciones interactivas que cuentan con acceso a estas video consolas, a la conectividad y su navegación en la inmensa red, tienden a manejar con mayor destreza, y con dinámicas independientes, las herramientas TIC y los recursos que estas brindan. Estos juegos, mundos virtuales, participación en redes sociales, son una realidad cotidiana que se tiene que aceptar y no satanizar.

La generación y apropiación de entretenimiento y conocimiento motivado por estas herramientas son lejanas a los mayores, por así decirlo, ya que se puede observar que se hace con o sin el consentimiento de estos. De otro lado, es preocupante que existe un uso inadecuado de cualquiera de estos recursos de parte de niños y jóvenes que, entre otros efectos, produce un mayor distanciamiento frente a los padres y maestros, aunque no se puede negar que la inmensa responsabilidad les recae.

Entonces vale la pena preguntarse: ¿Cómo controlar y asegurarnos que están aprovechando sanamente sus espacios de ocio? Este interrogante surge de la necesidad y el deseo de proteger a estos nativos digitales con respecto a la cantidad de información que puede haber en la era digital y que infortunadamente no siempre es apropiada.

Les confieso que la respuesta no se las puedo dar, pero si les puedo sugerir la importancia de la confianza, del conocimiento y la apropiación de todo lo que va saliendo a diario en este tema, porque si no: las TIC pueden terminar atropellándonos.

Imagen tomada del siguiente enlace:
http://cache2.asset-cache.net/xc/80611921.jpg?v=1&c=NewsMaker&k=2&d=AA1747D0965B1B3DBCE73BB4668A785CE50C68159BCFD4CC50532C7A699D8B24

Álvaro Rodríguez
Asesor en proyectos de educación
Corporación Colombia Digital
alvarorodriguez@colombiadigital.net
www.colombiadigital.net

Comentarios

1 ping

  1. Sesión No. 1 | Programa Entre Pares Piedecuesta
    […] ¿Qué pasa con el ocio digital? Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente. LikeBe the first to like this post. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*