«

»

Dic 18

ACEPTANDO YERROS

Después de asegurar que el 22 de Diciembre se pondría en marcha la mejor obra de los últimos años para Bucaramanga, pese a la incredulidad de los bumangueses, el gobierno municipal, reconoció por boca de su alcalde (quien no se resignaba a aceptar) lo que los medios le aseguraban con base en el registro histórico   del desarrollo de la obra, Sorprende como en las últimas semanas se pudo  construir lo que por falta de interventoría no se  hizo en los eternos meses que duró su ejecución. La entrevista que sobre el tema concedió el burgomaestre a Vanguardia Liberal desnudó y confirmó   como por ineficiente administración del ente encargado de  construir y poner en marcha el metrolinea todo está inconcluso; de una parte poder iniciar el proceso para la socialización del sistema parece será la razón para cortar la cinta el 22 de Diciembre; los buses no han terminado de llegar por una parte,  ni el entrenamiento de los conductores se ha realizado; el concesionario del recaudo carece aún de los equipos. Lo más grave aún los transportadores y metrolinea no han definido los recorridos de las rutas alimentadoras. “Que fueque que fueque” y nada, durante un mes se actuará enseñando como operará el sistema. Las estaciones no están listas en su totalidad, del patio taller solo  se entregará la mitad. El combustible no había llegado al 18 de Diciembre (3 días hábiles antes de…).Metrolinea S.A está in o sea en la onda del RUNT y la cedulación que pese a   haber fijado cronogramas, cumplidos los plazos del 30 de julio y 31 de Diciembre respectivamente, aún no operan de acuerdo con lo previsto, confirmándose la mediocridad en la ejecución y administración de   estos eventos, y las cabezas siguen como los muñecos que pese a caer vuelven a levantarse .El 22 de enero nos saldrán con la excusa de  la imposibilidad de sacar del servicio los  600 buses y que el usuario no aprendió obligan a  correr otros días más el inicio al 100%,  y así mejorar las condiciones del tránsito que permitan concluir que valió la pena esperar con sacrificio de la calidad de vida por más de 2 larguísimos años.

Como los 300 Mil Millones que se necesitarían(según el alcalde para ampliar las vías., nunca llegarán, ni existe la más remota posibilidad  que aún contando con ese dinero se pueda ampliar las vías salvo que se demoliera    todo lo que  se encuentra a lado y lado de la autopista y de la carrera 15.

En conclusión el futuro de la ciudad es incierto, mientras se siga construyendo andenes como los de la carrera 33 que obligaron a encoger la vía en un carril en cada sentido, además de estar autorizándose la construcción masiva de edificios residenciales y  permitiendo que el POT sea letra muerta, pues ya se confunden zonas residenciales  con comerciales, y los parqueadero son un imposible por ausencia física de terrenos para construirlos. Concluyendo todo es puro BLA BLA, BLÁ e intenciones irrealizables. Por fortuna quedará para la ciudad un sistema de transporte masivo que con el tiempo y bien manejado permitirá mejorar la movilidad vehicular además de haber embellecido el sector construido y en  la medida que se complemente con la ruta Girón- Bucaramanga que después de las experiencias negativas en esta primera fase, seguramente se ejecutará con menos traumatismos.

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

1 comentario

  1. Francisco Pailliè Pérez
    Respetado Raymundo.
    Hace ya varios años que no habito en la ciudad bonita, pero vengo religiosamente en todas las temporadas en que me es posible. Y no es en vano que diga religiosamente, ya que lo hago con sacramental juicio, así como las personas que suelen ir a misa van a misa, siempre arreglados, puntuales y cumplidos. Pues no es más ni menos mi comparación, llegué anoche a casa de mis padres, ubicada en lagos del cacique un pequeño barrio de casitas que se fundó por colonizar un antiguo lago de la región y un proyecto urbano. El barrio es pequeño y tal como lo recuerdo: cómodo y tranquilo.
    Esta mañana a las 5:56 me despertó el traqueteo de unos voladores 12 totes, constantes, que imitando otras épocas invitaban a las gentes a asistir a la misa (yo personalmente prefiero entonces que le pongan campana a la torre, inexistente, de la pequeña capilla de la esquina). La pólvora, prohibida en este país, fue constante desde la hora anotada hasta las 7:12 minutos de la mañana, hora en que me senté a escribir en su blog. Cuál si esto fuera poco, note como en el frente de mi casa, había un pseudo director de transito con bolillo (palo de escoba) y canguro al cinto, cobrando a los carros por mostrarles como parquear en el jardín de mi casa, bloqueando por completo la entrada o salida de algún vehículo (alegando que seguro dormíamos y no necesitaríamos entrar o salir). Vale la pena asegurar en este momento que mi padre hace varios años sufre del corazón cosa que nos ha obligado en varias ocasiones a entrar o salir de mi casa en estado de emergencia (en carro o ambulancia) para poder llegar a la clínica a tiempo; vale la pena aclarar que el “alférez de camiseta y jeans, palo de escoba en mano” (le faltaba una trapo rojo) les enseñaba la estrategia porque a quienes dios les ayuda (a los que habían madrugado) ya les había enseñado como parquear en fila india convirtiendo la calle principal del barrio en una callecita de un sólo carril (esto por una extensión de dos cuadras;no es sólo el desorden sino también hay que agregarle los pitos y alaridos de quienes no van para misa pero necesitan la vía para salir a trabajar.
    Siendo excesivo mi desespero por el maltrato a mi sueño, resultado de los pitos, la dirección de transito, la pólvora y ahora los villancicos, decido salir cámara en mano hacia el CAI que queda exactamente al frente de la iglesia. En el paseo le tomo fotos a los carros que bloquean mi casa, a los carros que dañan el járdin (el cuál arreglamos constantemente con un jardinero por las huellas que dejan los carros), tomo fotos de las largas filas de carros que impiden la movilidad por el barrio, tomo fotos de… que es esto? el grupo de polvoreros lo componen 3 hombres y un niño, digno del cumplimiento de la ley. Llegó hasta el CAI y pregunto si hay alguna forma en que ellos noten que hay pólvora siendo utilizada por inexpertos? ellos me miran con cara de asombrados, uno me contesta: – Usted sabe que sin pólvora no hay navidad! – me sonríe; el otro, me mira y con cara de vivaracho me responde que hay un permiso para echar pólvora por eventos especiales y que el mismísimo párroco ha solicitado el permiso, a esto yo respondo solicitando ver el permiso y luego de pensar un par de segundos me avisa que el permiso no esta en el CAI que ese está en la central, el otro policía para no sentirse quedado en la situación hace que habla por radio solicitando un permiso, me mira a la cara y dice que no es posible tener el permiso en estos momentos; yo le digo que mañana cuando me levante la pólvora, echada por un niño y tres adultos irresponsables, a razón del evento especial coordinado por el párroco, me levantaré muy juicioso y me acercaré para que me permitan observar el permiso. Reitero la situación ya no de la pólvora, sino del tráfico y movilidad, mientras lo hago noto que no es solamente la calle 71 la que está disminuida a un carril sino también la cra 55, carrera atestada de conjuntos de casas donde cada dueño tiene dos o tres carros para ir a la misa. Los policías afirman no haberse dado cuenta de la situación y me aseguran que van a hacer todo lo posible, yo me despido y noto como todo lo posible es sentarse otra vez dentro del CAI móvil para continuar leyendo la vanguardia y mandando mensajes por celular. Vuelvo a despedirme de ellos para hacerme notar, y para que ellos noten que yo lo he notado todo; uno de ellos, el que tenía la prensa en la mano, se me acerca nuevamente y me dice: -Le toca es hablar con el padre directamente porque nosotros que podemos hacer?. Yo le comento que por ser parte de la policía yo ingenuamente creía que eran ellos las personas idóneas para interceder en el asunto de la pólvora, los villancicos potencializados al igual que la misa por un equipo de sonido más poderoso que el de el mejor rumbeadero de la ciudad bonita, los carros parqueados indiscriminadamente en la calle, el bloqueo vehicular a los frentes de la casa; obviamente el no entiende mi mensaje sarcástico, por lo cuál me rindo con una sonrisa de perdedor mientras las personas que están afuera de la iglesia (porque no caben) me miran mal, ellas han notado que yo tomo fotos y que quiero que la fiestecita cambie un poco. Me consuela que se me vuelve a acercar el policía y me dice, mañana le pedimos al cura que echen la pólvora al lado del colegio para que no le moleste tanto.
    Vuelvo a mi casa como quien pierde una batalla; una batalla que según mi mamá ya es una guerra perdida; en mi barrio no hay acción comunal porque la gente de tan altos estratos consideraba que tener una junta como esa era cosa digna de un pueblo y acá somos de altísima alcurnia como para ponernos en esas cosas de “provincia”; porque claro somos tan doctos que aseguramos que en grandes ciudades como nueva york, paris, barcelona, y para no alejarnos tanto bogotá, los barrios no tienen ningún sistema organizado para controlar y regular lo que a la vecindad le importa, le aqueja o le interesa, eso está mandado a recojer (si no hay notado el acento de sarcasmo, el lector está en la misma condición que el policía, pero eso es otra queja). Es una guerra perdida, porque ya se ha hablado con el padre (con ambos padres, porque es una iglesia joven y sólo ha tenido dos), se ha hablado con algunos vecinos pero ellos van a misa y no tienen a nadie enfermo que cuidar en casa por lo que no les importa (Estos vecinos, perezosos además no son capaces de venir a pie, cosa que por lo menos aliviaría el asunto y les serviría como ejercicio!), se ha hablado con la policía, pero quienes son ellos para meterse en el asunto?, se ha hablado hasta con el arquitecto de tan magna obra religiosa (no ha podido explicar porque no pensó en el parqueo)… Y ahora hablamos con usted.
    Si es un fervoroso, le encantará conocer la iglesia de mi barrio, sus gentes y su romería de empanada y ají a la salida. Si no, lo invito igual a que se acerque, tome desayuno en mi casa, mientras se asombra de las caras que ponen las señoras y señores, niños y jóvenes cuando yo a las 5 y 50 de la mañana me levantó al son de la pólvora (12 totázos) y les pido que entiendan que en mi casa si rezamos novenas, si creemos en dios, pero queremos vivir tranquilos y felices.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*