«

»

Sep 12

LA RESIDENCIA DE TODOS

Del lugar que debe establecer y hacer cumplir las normas que propender por un mejor vivir ciudadano se expiden las autorizaciones que permiten potenciar el caos y el desorden que hoy hacen de Bucaramanga un buen vividero decadente. Dentro del extenso portafolio de situaciones anómalas y sin solución convertido en repertorio y sonsonete como lo son el creciente caos vehicular, malla vial deteriorada, espacio público copado por ventas ambulantes conversión de andenes peatonales en motorutas a manera de atajos por las estorbosas y abusivas motocicletas para cuyos conductores parece no existen normas a cumplir ante la ineficiencia de quienes deben cumplir tan exótica función (en nuestro medio).

Un ejemplo muy reciente lo viven los residentes en el sector comprendido entre las carreras 37 y 38 y calles 42 y 44, zona de alta densidad habitacional y en vías de convertirse en zona de concentración educativa y comercial, en cuyo alrededor los únicos parqueos existentes son los de los garajes de quienes habitan el sector pues la norma de contar al interior de las edificaciones residenciales con parqueaderos para uso exclusivo de sus visitantes se cumple solamente en papeles, pues las juntas administradores de muchos de estos conjuntos buscando bajar cuotas de administración arriendan dichos sitios a residentes que cuentan con más vehículos que parqueadero propio. Tal vez es por ello que las vías en las cuales se ubican estas moles habitacionales generalmente de una sola vía, se llenan de autos estacionados a cada costado de ella, generando mayor congestión, de esta apreciación no se eximen las calles de acceso y salida del sector mencionado. La carrera 37 que contaba con 8 locales comerciales, 2 centros de idiomas y un sinnúmero de vivienda tipo propiedad horizontal y que fuese zona residencial por excelencia como el resto de la zona de cabecera ha venido evolucionando a un esquema abigarrado entre centros de salud, oficinas y sector comercial. Pese a ser considerado como una de las mayores generadoras de congestión la carencia de parqueaderos públicos en la ciudad se continúa otorgando por parte de nuestras mal consideradas “autoridades” licencias para transformar residencias en establecimientos de comercio en zonas que como toda la meseta carecen de parqueaderos, precisamente para actividades que como la educación generan alta presencia de vehículos de 2 o más ruedas, y negocios como panaderías cuya mayor característica en el hábito de sus clientes es la compra de paso que implica dejar abandonado el vehículo por unos minuticos incrementando el caos y el padecimiento de stress de los vecinos.

No comprendemos como los cazafortunas dedicados a ejercer acciones populares aún no se han dedicado a buscar y perseguir estas perlas en vez de estar persiguiendo a la naturaleza como sucedió en Lagos del Cacique donde fueron derribados dos centenarios árboles con el argumento de estar ocupando el espacio público; en este caso qué fue primero el árbol o el inexistente andén?. Precisamente por no exigirse a los constructores zonas duras para los peatones permitiéndoles fijar caprichosamente paramentos.

Si bien es cierto el traslado del establecimiento comercial que genera esta nota, liberó a la congestionada carrera 29 del amontonamiento vehicular que la hacía una ruta lenta y peligrosa en un sector carente de semáforos que registra uno de los más altos índices de accidentalidad de Bucaramanga.

No solo con la búsqueda de internacionalización de nuestra actividad comercial e industrial que bajo el lema de “EMPRESA DE TODOS”, la ciudad se hará agradable para quienes como electores acertamos o nos descachamos al escoger a nuestros dirigentes, lo cual nos da derecho a exigir pues como contribuyentes somos sus empleadores. Para la mayoría Bucaramanga debe ser “LA CIUDAD DE TODOS” y no el campo de prácticas politiqueras de quienes a manera de trampolín la vienen usufructuando para sus futuras aventuras políticas aspirando al congreso, como ha venido siendo costumbre en las últimas administraciones. Vallas instaladas en sectores estratégicos insinúan la continuidad de esta práctica que como masoquistas electores salen a premiar en urnas.

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*