«

»

Jul 24

INCULTURA CIUDADANA

Un análisis objetivo de los males que nos aquejan y van en detrimento de la calidad de vida de Bucaramanga, concluiría que antes de asignar responsabilidades y culpabilidad a terceros, un autoexamen de nuestro diario proceder nos dejaría como los mayores causantes de nuestras propias quejas. Si contestásemos un elemental cuestionario confirmaría esta aseveración. He adquirido productos ofrecidos en los semáforos y ventas ambulantes?;Acostumbro a pitar una vez el semáforo da vía, prefiero dejar abandonado mi vehículo sobre la vía mientras realiza una compra o una diligencia personal a parquear en un sitio que no obstruya el tráfico, como motociclista transito por andenes destinados al peatón o zig zaguea entre automóviles Prefiero entregar limosna a indigentes callejeros que donar ocasionalmente alimentos o bienes en buen estado a través de instituciones, ONGs o personalmente. Arrojo papeles o colillas de cigarrillo a la calle o espero encontrar un recipiente estacionario para tirarlos allí. En los cruces respeto las cebras espero a que el peatón cruce la vía antes de poner el auto en marcha. Esta y muchas situaciones de común ocurrencia seguramente obtienen una respuesta negativa, entonces no nos quejemos por la invasión del espacio público, aseo y grado de ruidosidad de la ciudad e incremento de indigentes en las calles. Obviar actuaciones como estas e invitando a otros a ello nos permitirá ir reencontrándonos con la ciudad que queremos y que en tiempos pretéritos disfrutamos. Será nuestra iniciativa y decisión la encargada de dar resultados positivos; solo quejarnos no mejorará los estándares. Una alta dosis de conciencia de nuestra parte, la desaparecida voluntad política por primar intereses particulares, cumplimiento de las leyes y rigidez a la hora de hacer cumplir las leyes contempladas en los códigos de policía y tránsito hechos en vía de extinción por culpa de ciudadanos que encuentran en el soborno la forma fácil para saltarse e incumplir con las normas, y de los funcionariospor unos pesos(muchos o pocos) doblegan su voluntad política o normatizan a favor de grupos económicos o de ciudadanos.

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

1 comentario

  1. pensador
    lamentablemente esa es nuestra forma de pensar y actuar, derivada de la formación que nos dejaron en parte de la casa, en parte de la escuela y el colegio, porque aquí el “ser vivo” es pasarse todas las leyes por la faja. Cómo corregirlo? Nosotros mismos, desde nuestro hogar, los profesores (pero con esa calidad, no hay cómo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*