«

»

Jun 06

De las frases anticonceptivas y otros piropos

Por: Angelique

¿A quién no le gusta sentirse admirada?  Una mirada, una sonrisa, una palabra, una frase puede ser el punto de partido de “algo” o puede ser el principio y el fin de TODO. Y es que los hombres, en su afán por tenernos en su vida, en sus ratos, en su corazón o en su cama, son capaces de decir lo que sea, sí, lo que sea! Y así como a ellos les encanta calentarnos el oído, a nosotras en cambio nos encanta que lo endulcen.

El gremio masculino como ya sabemos, tiene un modus operandi básico y clásico; la mayoría, por no decir que todos, parecen usar un “Hashtag” y convertir su “lora” en todo un “trend topic” a la hora de conquistar. Muchos tienen un master en expresión oral y oratoria, mientras que otros con su limitada habilidad, generan risas y pena ajena: Frases terroríficas, espantadoras y totalmente anticonceptivas. Entiéndase por anticonceptivas esas frases “mata pasión”  que le disminuyen considerablemente al sujeto y en algunos casos le quitan cualquier posibilidad a éste de lograr sus objetivos.

Si alguna de las siguientes frases le suena conocida, de ser mujer huya, salga corriendo y si en cambio es usted hombre, por favor, por el bien de la humanidad y de su historial judicial amoroso elimínelas de su disco duro y de su lista de reproducción mental. Bajo ninguna circunstancia diga:
“De quien es todo eso” prima hermana de “¿todo eso es mío?” es creo de las más usadas y en mi caso de las más odiadas. ¿De cuándo acá uno tiene dueño? ¿De verdad creen que nos cuidamos, nos castigamos con dietas y rutinas de gimnasio, para que “todo eso” sea suyo? “todo eso” es mío y del que yo se lo quiera prestar! No se confunda.
“Tú tan linda y por qué tan sola”: agradecemos su preocupación pero: “¿Tú tan grande y tan bobo?” ¿Cómo responde uno esa pregunta? ¿Dios me castigó con belleza y con un karma de  soledad?
Si estoy sola es porque tal vez me he tropezado con idiotas que como usted no han sabido conquistarme o porque mi libre albedrío así lo quiere y lo permite. Esta para mí es de las peores, no entiendo como aún en el siglo XXI a puertas de la catástrofe Maya la siguen usando.

Un tema del que salen millones de frases: el sexo. ¿Cuál es el afán de saber cuál es la pose, fetiche, fantasía, gustos y disgustos en la cama? Sí, nosotras también pensamos en sexo, también lo disfrutamos y hablamos del tema, al menos yo, lo hago sin ningún problema, pero es necesario hacerlo en la primera cita? O ¿cuándo todavía no nos han dado ni un beso?
Muy siglo XXI pero dejemos algo para la imaginación, hablar de sexo en la etapa de coqueteo es como pinchar el globo de la conquista y el coqueteo, del misterio, repito, a nosotras nos gusta que nos calienten el oído, no que lo perviertan, al menos no a pocas horas o días de conocernos,  entiendan queridos hombres: tenemos más que un buen “ass” bajo falda.
Todo lo anterior sin contar frases como  “no va a pasar nada que no quieres que pase” que logra ofender las neuronas de cualquier mujer, es obvio que si uno no quiere que pase nada, no pasa, no tienen que decirlo y hacerlo ver como un beneficio y una obra de su nobleza y caballerosidad, porque sencillamente NO LO ES.
Ahora, la cosa se pone peor cuando hay que lidiar con las frase de esos que a diferencia de los que piensan en sexo y lo manifiestan, también piensan en sexo pero optan por el coqueteo amoroso prematuro, frases como “te quiero””te amo” “no quiero perderte” “nunca había sentido esto””no sé que me pasa contigo”, son esas que cualquiera de nosotras quisiera escuchar, pero no a las mínimas semanas de conocerlos.
Eso que para ellos es toda una comedia romántica, a mí me parece una historia de ficción escalofriante, nadie quiere, ama o anestesia sus sentidos por nadie a las pocas semanas, días, horas o tragos de conocerse. A mí logran desconcertarme y espantarme, no creo que Cupido sea tan efectivo, menos cuando es evidente que su curso en el club de tiro no fué aprobado.

Pero cuando uno piensa que nada puede ser peor, que ha escuchado todas aquellas frases en las que su interés se disminuye al mínimo, aparecen esas frases que no sólo son anticonceptivas sino que atentan contra el ego y la estabilidad femenina, esas frases que ninguna bajo ninguna circunstancia quiere oír,  esas que pinchan el globo de conquista y traen banda sonora incluida pues cada vez que una de estas frases es pronunciada suena un disco rayado mental; para mí son las peores, las más perversas y las que definitivamente no deben usarse si de coqueteo se está hablando:
“No eres tú soy yo” y se debe entender: no eres tú soy yo y la otra que me acompaña, “Dame tiempo” el tiempo solo lo dan los relojes, bien pueda invertir en uno y no en mi conquista, “Vamos despacio”, “acabo de salir de una relación larga” “me gustas pero no estoy listo para algo serio” entre otras tantas que definitivamente son mas mata pasión que los cacheteros extra grandes.
La lista podría seguir, todas alguna vez hemos sido víctima de alguna frase anticonceptiva, hay ciertas edades en que son toleradas, aceptadas y hasta valorados, pero en cambio hay otra en donde definitivamente no sentimos ni un poco de simpatía por ellas y los “galanes” que las usan.

Quiero pensar que es culpa de las costumbres y tradiciones que generan un tráfico de frases de generación en generación, pero cualquiera que sea la causa, de la poca imaginación de los tipos mi única frase a estas patéticas frases es:
PROHIBASE EL EXPENDIO DE FRASES ANTICONCEPTIVAS, SU USO PUEDE SER PERJUDICIAL PARA SUS CONQUISTAS. …. ¡DE NADA!
Twitter: @MarJaraba

Comentarios

1 comentario

  1. orlandovalencia
    hasta aki sere un tonto del piropo tonto……………sere mas inteligente…like it

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*