«

»

Jul 10

Para ser sarcástico, hay que ser muy inteligente

Por: Cats

Muy pocas personas saben que cuando escribo me tomo todo el tiempo del mundo para hacerlo, pues aunque lo disfruto, no deja de ser un proceso que en mí caso requiere: disposición, ideas claras y tiempo-mucho-, pero, sobre todo inspiración en cantidades industriales. Las palabras a veces se vuelven esquivas y odiosas a la hora de arrancar un texto u organizar un párrafo, es en esos momentos donde empiezo a sufrir del conocido: síndrome de la hoja en blanco y la crisis creativa se hace evidente.

Pero gracias a Alejandra Azcárate, estas patologías desaparecieron, al menos por esta semana. De todas formas como pueden ver, o mejor leer, dejé que pasara un buen tiempo para que se calmaran las aguas y no salir a pescar en río revuelto.

Habría sido muy fácil escribir un texto el mismo jueves cuándo se armó el alboroto que dijera cualquier barbaridad impulsada por la indignación que, como mujer sentí al leer: Las 7 ventajas de la gordura, columna que publicó Alejandra Azcárate en la revista Aló Mujeres. Los que leyeron el texto y siguieron por dos días las reacciones y entrevistas que esto suscitó, saben de qué estoy hablando, los que no, ahí se las dejo, para que saquen sus propias conclusiones.

Confieso, que la forma de ser de Alejandra: una vieja frentera, fresca y sin tapujos, me gustaba, más de una vez, me sentí identificada con sus historias sobre las relaciones de pareja. Confieso que morí de risa un par de veces a costa de sus comentarios acerca de los hombres y las mujeres, y sí, su “sarcasmo” me parecía inofensivo, pero todo esto se fue al traste el jueves-todos tenemos derecho a la desilusión-cuando leí en su columna una cantidad de sandeces para referirse a las mujeres gordas en unos términos, que ni vale la pena repetir.-Y siendo la perspectiva de la Azacarate, creo que todas sufrimos de obesidad-.

Fue por eso que luego de leer ese adefesio,-porque no hay otra manera de calificarlo-concluí que esta mujer se suma a la larga lista de personas que confunden el sarcasmo con la ofensa, claramente no lo entienden, por eso es que recurren al insulto para burlarse de los demás, y a eso no se le puede llamar buen sentido del humor, y aunque ella insista como dijo en entrevista con la W que “los que no entienden la ironía, son los que se sienten agredidos”, debo decir que la columna de la Azcárate no es irónica, ni chistosa y mucho menos es sarcástica, eso es bully y matoneo en su máxima expresión.

Creo firmemente que para hacer humor, se debe ser muy inteligente, para no caer en el chiste fácil, ramplón y vulgar al que nos tienen acostumbrados muchos humoristas y comediantes del país, que deberían estar haciendo otra cosa. Para no ir tan lejos, le apuesto que usted como yo, dentro de su círculo de amigos puede encontrar uno que otro que se cree súper chistoso haciendo comentarios ofensivos y mal intencionados.

Y es que el humor negro, el sarcasmo y el Ph ácido, son habilidades que tienen aquellas personas que son capaces de burlarse de sí mismas antes que de los demás y evidentemente, no todos tienen la capacidad de hacerlo, porque si no se lo toman literal y se ofenden, terminan diciendo ridiculeces como las de la Azcárate, que es peor.

Ya lo diría Ricardo Silva Romero en su columna Golpe bajo al sentido del humor del periódico El Tiempo: “El humor se parece a la poesía más de lo que uno cree, los buenos humoristas son hermanos de los buenos poetas: así como una sílaba de más puede arruinar un verso de un tajo, una palabra mal puesta en el momento equivocado puede acabar por completo con un chiste”.

Es por eso que es mejor ser sarcástico que chistoso y si no sabe cómo hacerlo, a veces el silencio es la mejor respuesta.

Sígueme en Twitter:  @CatsdeChocolart

Comentarios

4 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Efrain
    muy cierto, no es lo mimos el humor para hacer reir, que el humor sarcastico con fijas intesiones humillantes, si Azcarate ofendio a delgados y gordos con sus comentarios, y se ofendio la gorda Fabiola que es una humorista, se imaginan como se sintieron las mujeres gorditas que carencen de ese humor que en ocasiones neutraliza las ofensas. sarcasmo para hacer reir si, mas no para humillar y rebajar a los mas minimo al ser humano.
  2. esteban
    El sarcasmo es una burla, etimológicamente hablando significa «carne rasgada» haciendo mención a el poder de las palabras y al daño que estas causan al usarlo, decir que es erroneo confundir el sarcasmo con ofensa es estúpido ya que el sarcasmo es esto, una ofensa usada discretamente con el propósito de humillar a otros.
  3. Felix
    Ya saben cual es el tópico más utilizado por los humoristas? La homosexualidad, chistes sarcasmo al extremo que disfrutan los heterosexuales y nadie se siente ofendido, tampoco debería ofender a una persona obesa que escriban o digan chiste que hace referencia a ese problema para algunos, la obesidad es baja autoestima y 0 apatía hacia los demás pero les cuento que los estético es lo de menos el problema más grave es en la salud.
  4. Daniel Sotomayor
    ¡Qué difícil es escribir algo (para la rama que sea) de forma sarcástica! Lo he intentado- y lo he intentado varias veces- pero muy cierto es lo que dices, a veces confundimos lo Bully con el sarcasmo. Me encanto tu pequeño blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*